Caliente el cigarrillo electrónico

06/25/2009 |
El ZGarette se mercadea con una caja metálica que simula una caja regular de cigarrillos, y en la que se pueden guardar el cigarrillo y cartuchos adicionales. (Primera Hora / David Villafañe)  

Los fumadores se están convirtiendo en una especie en extinción, gracias a la amplia legislación que viene restringiendo cada vez más los lugares en los que se puede fumar y, ahora, se añade el agresivo plan del presidente Barack Obama que impone más restricciones para prevenir su consumo. Sin embargo, deshacerse del vicio puede ser cuesta arriba para muchos.

Además del daño físico que causa fumar, está el malestar que provoca en otros el olor y el humo del cigarrillo. Es por ello que, recientemente, han cobrado auge en el mercado los cigarrillos electrónicos, unos dispositivos que le permiten al fumador satisfacer su vicio sin afectar a los demás.

Ahora, ha llegado a Puerto Rico el ZGarette, un aparato sofisticado que no sólo parece un cigarrillo de verdad, sino que se recarga con electricidad e, incluso, produce un vapor que parece humo.

Víctor Roffe, presidente de Ecco, Corp. -compañía distribuidora de ZGarette-, dejó claro que este producto está diseñado exclusivamente para fumadores, pero está diseñado para fumar en lugares públicos y cerrados, sin crear incomodidades o efectos dañinos a otros.

“Vas a tener la seguridad de no ofender a las demás personas en un ambiente social”, señala Roffe. “Si la persona siente que necesita su nicotina, sabe que, en un momento, sin ignición, ceniceros, cenizas o colillas, puede fumar un poquito. Por eso, el slogan  ‘Fuma dondequiera’”, recalca el empresario.

¿Cómo funciona?

El cigarrillo está compuesto de una batería; un atomizador, que es el que produce el vapor; y un cartucho que contiene el dispositivo atomizador que aloja la nicotina, y que representa diez cigarrillos regulares.

Para lograr el efecto de un cigarrillo real, el dispositivo se vale de una luz LED -que se enciende al inhalar-, calentando el dispositivo y el atomizador, que contiene glicol de propileno -un producto considerado por la FDA como “generalmente seguro”-. La sustancia se sublima y produce vapor de agua, simulando el humo del tabaco.

“Al inhalar, se inhala vapor de agua y nicotina, que emite un olor leve que se desvanece en el aire, y no se pega a la ropa ni a los muebles” indica Roffe. “Es ideal para los fumadores que, en una actividad familiar o de trabajo, se les hace difícil seguir con su hábito, y con el ZGarette pueden usarlo dentro del lugar, donde típicamente no se permite fumar”, señala.

Para cargarlo, basta con enchufarlo en la pared o utilizar un cargador USB diseñado para este propósito. Una batería totalmente cargada dura unas dos horas de uso continuo, o un día de uso regular.

Para todos los gustos

El ZGarette se ofrece con cartuchos de nicotina con niveles bajo (11 miligramos), medio (14 miligramos) y alto (18 miligramos). Como detalle adicional, también se ofrecen cartuchos sin nicotina, para aquel que quiera “fumar” pero no dependa del componente adictivo. Los sabores disponibles al momento son tabaco, café, mentol y fresa, y otros se están desarrollando.

“Los cartuchos son equivalentes a media cajetilla, y se venden en un empaque de cinco, con un costo de cinco a seis dólares”, indica Roffe. “Así, vamos a tener el equivalente de más de dos cajetillas, por el precio de una, y eso es economía”, recalca.

El precio sugerido del starter kit (que contiene el cigarrillo, el cargador de pared, cinco cartuchos y una caja de metal que contiene los componentes) es de unos $60. “Es una inversión, y sé que en un principio puede crear resistencia, pero a la larga la persona ahorra dinero”, señala el empresario.

Roffe recalca que el ZGarette no es un método para dejar de fumar, ni es un sustituto del tabaco. “Está dirigido para el público mayor de 18 años, y no puede ser utilizado por mujeres embarazadas o niños... es un producto que contiene nicotina”, recalca. “Se van a mantener bajo llave en los lugares en los que se vaya a vender, y son para los adultos que, conscientemente, decidan usarlo”, indica.

¿Es seguro?

Sobre el supuesto beneficio de “fumar” sin otro aditivo que la nicotina, el neumólogo Noel Totti, de la Torre Médica del hospital Auxilio Mutuo, indicó que “la función de la nicotina en el cigarrillo es la adicción, y con este producto se está manteniendo la posibilidad de cambiar al producto real... nos estamos engañando con un cigarrillo que no echa humo ni tiene tabaco”, indica.

Totti admite que el producto es innovador, pero “habrá que ver si el vapor no hace daño a la mucosa de la boca, y de todas formas, se está manteniendo una adicción, y el mensaje, entonces, debe ser que nunca empieces a fumar y, si fumas y vas a dejarlo, lo mejor es parar y ya”, insiste.

El factor psicológico es poderoso en este caso. “Tienes la sensación de inhalar y exhalar, y no sales de ahí... lo que hay que hacer es limpiar el cuerpo de toxinas”, indica. “El tabaco tiene sobre mil químicos, muchos de ellos carcinógenos, y lo que se ofrece aquí es que es sólo nicotina, pero es adictiva, y ya no queremos más adicciones”, recalca el neumólogo.

Entre los efectos que tiene la nicotina en el organismo están los dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, irritación de la boca, rinitis, asma y gingivitis. “Está contraindicada en pacientes en el periodo después de un ataque al corazón, y los que padecen de arritmia o angina”, indica Totti. “Tampoco se puede usar en el embarazo, y hay que vigilar su uso en pacientes que usen insulina, que padezcan de hipertiroidismo o enfermedad renal”,

Para finalizar, el neumólogo recalca que “esto (el cigarrillo electrónico) no es una panacea. Puede parecer muy bueno, pero tienes que tener cuidado usando este tipo de producto”.

Fumadores hablan

Como fumadora, me intrigó la premisa de “fumar dondequiera”, así que, luego de colocar el cartucho de nicotina más bajo, probé el ZGarette. Al hacerlo, vi el efecto de la luz en la punta y lo real que se ve el humo. En mi caso, no me supo a tabaco, sino a plástico, además me mareé como si nunca hubiera fumado. Es  difícil controlar cuánta nicotina se  inhala, porque no tiene fin  como un cigarrillo normal.  Alejandra, San Juan

Me gustó,  supo a un tabaco premium. Sentí un poco de presión en el pecho, como cuando  fumas un tabaco fuerte, y bota un líquido que  me dejó un sabor desagradable y   olor en las manos, pero el humo  no me dio olor a nada. Sientes que estás fumando; entiendo que   un fumador que tiene el deseo y no quiere bajar de la oficina, estará satisfecho.  Julio, Guaynabo

*** Ecco, Corp. comenzará pronto una campaña para presentar el ZGarrette al mercado. Para más información sobre el producto, llama al 787-225-0937 o únete al grupo de Facebook.*** Noel Totti es neumólogo de adultos, con práctica en la Torre Médica del Auxilio Mutuo. Para consultas, llama al 765-3079.