El peligro del sexo oral

07/02/2010 |
En muchos casos, las infecciones por el virus de papiloma humano no causan síntomas. (Primera Hora / Gerald López-Cepero)  

En las relaciones íntimas, el sexo oral es una de las expresiones sexuales que más atraen a las parejas, no sólo por placer sino porque neutraliza el riesgo de un embarazo. Sin embargo, realizar esta actividad no está libre de riesgos, aun con  la protección de un condón u otros artículos profilácticos.

La incidencia de cáncer en la lengua y garganta ha aumentado dramáticamente en Puerto Rico y EE.UU. en los últimos años, y cada vez suena más  el virus de papiloma humano (VPH) como uno de los causantes.   Vale aclarar que no todas las personas que se contagian con el virus van a padecer de cáncer, pero es un factor de riesgo que no se puede ignorar.

Es importante señalar que, si bien el VPH puede causar cáncer en el cuello de la matriz, la enfermedad no es exclusivamente femenina. Los hombres también se contagian de VPH y pueden manifestarlo de otras formas, o más bien, al igual que las féminas, pueden vivir sin saber que están contagiados. Pero si una persona con VPH sostiene relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona sana, podría contagiarla.

Conoce los riesgos

El virus de papiloma humano tiene varias cepas, y no todas están asociadas al cáncer. Sin embargo, se ha encontrado que en las personas con cáncer en la boca o garganta asociado al virus, las cepas HPV16 y HPV 18 son las más prevalentes.

De acuerdo con un estudio por publicar de la epidemióloga Ana Patricia Ortiz, quien también es investigadora del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico, “en general, los factores de riesgo como el sexo oral y los besos de boca abierta están asociados con la infección oral del VPH. Estas conductas sexuales también están asociadas con el riesgo de cáncer en las áreas orofaríngeas más asociadas con infecciones de VPH”.
Existe una vacuna preventiva que se recomienda administrar a niñas y jóvenes cuando comienzan la pubertad y, en teoría, “esperamos que, hacia un futuro, se pueda probar si la vacuna puede prevenir el cáncer oral”, señala la doctora.

Un cáncer agresivo

El cirujano oral y maxilofacial Francisco Bermúdez indicó que “con la mayoría de los virus que causan papiloma, con una escisión de la lesión se remueve el virus”. Sin embargo, el caso de la boca y garganta puede complicarse porque no son áreas a las que la gente le preste demasiada atención, más allá de un chequeo dental cada seis meses. El peligro es que “en el caso del cáncer, puedes remover la lesión, pero con curar el virus como tal no resuelves el cáncer... una vez el virus se convierte en un tumor maligno, no importa cómo mates el virus, las células cancerosas siguen creciendo”.

Un cáncer en la boca o garganta no es una sentencia de muerte, pero sí es complicado de curar. “En términos generales, la razón de (supervivencia) a cinco años en cáncer oral es del 59 por ciento”, indica el galeno, recalcando la importancia de la detección temprana. “Cuando lo analizas por etapas o estadios, pues obviamente los más avanzados son los que tienen el índice de mortalidad más alta. Los estadios más tempranos, que son el 1 y 2, (el índice de supervivencia) es de 80 por ciento y 60 por ciento, a cinco años”.

Vital prevenir

La visita al dentista es clave porque es éste el que podrá detectar cualquier cambio o lesión en tu boca o garganta. “Puede ser una mancha blanca, puede ser roja, un crecimiento de células tipo verrugoso o una úlcera o llaga”, enumera Bermúdez. “Puede tener varias apariencias; todo depende de cómo sea el crecimiento de las células”. Las manchas suelen ser el primer indicio de que algo no anda bien pero, normalmente, cuando se identifica el cáncer en el dentista, es porque ya hay una lesión o una úlcera significativa.

La mejor arma es la prevención, y Bermúdez aconseja un enfoque en tres etapas: ser conscientes de que el contagio es por contacto; evitar el mismo o usar mecanismos de barrera, y hacerse los exámenes pertinentes. En el caso de las mujeres, los exámenes anuales en el ginecólogo pueden determinar la presencia del virus y, “si tienes una condición transmisible, lo debes comunicar a tu pareja, y a lo mejor se decide que ese contacto (oral) no lo van a tener”,  culmina el dentista.

Ana Patricia Ortiz es investigadora del Centro Comprensivo de Cáncer de la UPR, epidemióloga y catedrática asociada del Departamento de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública. Para consultas, llama al 787-772-8300 x 1204.

Dr. Francisco Bermúdez es cirujano oral y maxilofacial y profesor de la Escuela de Medicina Dental de la UPR. Para consultas, llama al 787-758-2525 ext. 1144.

El VPH en números

70%: Las personas activas sexualmente que tendrán la infección en algún momento de sus vidas.

100: Los tipos de VPH existentes.

30: Las cepas que se transmiten por contacto sexual.

15: Las cepas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer.

16 y 18: Las cepas del VPH que han sido asociadas a los casos en los que el virus ha causado cáncer oral.

Fuente:  “El virus del papiloma humano”, de la Dra. Ana Patricia Ortiz