Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

UC: In the Mood for Love / The Game

10/16/2012

Dos de los mejores directores de los pasados 25 años coinciden en esta edición de Universidad Criterion.

Primero tenemos al hongkonés Wong Kar-Wai y su obra maestra In the Mood for Love que fue seleccionada para recibir un muy merecido upgrade a Blu-ray. En mi humilde opinión, es una de las mejores películas en la historia del cine, así que prepárense para leer muchos superlativos.

Luego reseño The Game, producción de David Fincher que no obtuvo una gran acogida cuando estrenó hace 15 años. Ahora, tras años de ser anunciada por primera vez, llega portando el sello de The Criterion Collection en una edición que invita a reevaluarlo.


In the Mood for Love

Transmitir pasión en el cine, verdadera, ardiente, incontenible pasión, es tarea difícil, más cuando ésta se expresa mayormente sin palabras y no se logra consumar, al menos en pantalla. Wong Kar-Wai, sin embargo, lo hace ver fácil en este extraordinario romance en el que un hombre y una mujer descubren que sus respectivos cónyuges les están siendo infieles entre ellos mismos, lo que abre las puertas a una relación nacida del dolor mutuo e impulsada por el deseo.

Tony Leung y Maggie Cheung interpretan a Chow Mo-wan y Su Li-zhen, la mencionada pareja que se muda al mismo edificio en Hong Kong a principios de la década del 60. Sus respectivos esposos no reciben mucho tiempo en pantalla. Apenas se les ve o se les escucha, pero pronto descubrimos su amorío y las consecuencias de éste en Chow y Su.

Al principio ambos están curiosos sobre cómo comenzó. ¿Quién lo habrá iniciado? ¿Dónde habrá ocurrido? ¿Qué culpa tendrán ellos, si alguna, de que les hayan sido infieles? La pareja considera esta posibilidades a manera de sanar la traición interpretando situaciones imaginarias entre ellos en los roles de sus esposos. Sin percatarse, inician una danza de seducción, al ritmo del vals y el bolero, de la cual surge una gran atracción, pero dejarse llevar por ella los haría iguales a sus parejas.

Este intenso juego de “quiero pero no puedo” entre Su y Chow es lo que hace a In the Mood for Love una experiencia cautivante. Las fantásticas actuaciones de Leung y Cheung la tornan aún más irresistible por la manera como reprimen sus deseos, haciendo de cada accidentada caricia, cada mirada, una monumental fuente de tentación. Cheung, en particular, es magnífica como Su. Obligada a sonreír cuando quiere llorar, Cheung trabaja la máscara con suma maestría y nos hace parte de su dolor al igual que de su frustrado nuevo amor.

Las actuaciones, la música, la maravillosa cinematografía y, por supuesto, la dirección de Kar-Wai, convierten a In the Mood for Love en uno de los más íntimos romances del séptimo arte, puntualizado por una escena final en la que el espectador puede llegar a sus propias conclusiones acerca de lo que pasó o no pasó. En la mía, existe un final agridulce a la relación entre Chow y Su, uno que me destruye emocionalmente cada vez que la veo al mismo tiempo que me produce una pequeña sonrisa.

Presentación audiovisual

En términos puramente estéticos In the Mood for Love es una de las películas más bellas que jamás se haya filmado, y esta hermosa transferencia en alta definición se encarga de que eso sea evidente. La gloriosa cinematografía de Christopher Doyle y Mark Lee Pin-bin –quien la supervisó personalmente- luce fenomenal en su formato original 1.66:1 en 1080p que resulta en un estallido de colores, particularmente el rojo que predomina la paleta. Una rápida comparación entre el Blu-ray y el DVD refleja una amplia mejoría en el nivel de detalles que es indispensable para una cinta como esta en la que se hace tanto uso del close-up. No podría estar más complacido con la calidad de la imagen.

El acompañamiento musical es una de las piezas claves de In the Mood for Love, por lo que la nueva mezcla en 5.1 DTS-HD tenía que estar a la misma altura que el vídeo. Por suerte lo está, completando una rica atmósfera audiovisual en la que la música, los efectos ambientales como la lluvia y en especial lo que se dice, se aprecia con suma claridad y potencia a través de los cinco canales.


Extras

Contrario a la norma, no todos los suplementos de la versión en DVD han sido transferidos al Blu-ray, pero en su lugar Criterion ha incluido unos buenos sustitutos.

Entre los que sí regresan está una entrevista que se le realizó a Wong Kar-Wai en la edición del 2001 del Festival de Cannes al igual que la conferencia de prensa en la que estuvieron presentes Leung y Cheung durante el Festival Internacional de Cine de Toronto.

También tenemos el documental @ In the Mood for Love que resume la producción de la película, acompañadas por escenas que fueron editadas con comentarios del propio director.

El panfleto es idéntico al del DVD, con un ensayo crítico del largometraje además del cuento corto de la autora Liu Yi-chang que sirvió de inspiración para la película.

Los dos nuevos extras son dos segmentos junto al crítico Tony Rayns, experto en Kar-Wai. En uno se dedica a hablar sobre la trayectoria del director hasta el estreno de esta película mientras que en el otro se concentra en destacar las virtudes de las piezas musicales seleccionadas por Kar-Wai para la cinta.


The Game

Tras el éxito de Se7en en 1995, el director David Fincher regresó dos años después con The Game, largometraje que no fue muy bien criticado. Gran parte de esto se pudo deber a que el misterioso rompecabezas que conforma la trama le pide al público que obvie todo tipo de lógica una vez se coloca la última pieza.

Sin embargo, siempre he considerado que si no te das cuenta de las cosas que no encajan hasta después de salir de la sala, no se trata de agujeros en la trama, sino de una efectiva manipulación por parte de la película. The Game es precisamente eso: Fincher manipulándonos durante poco más de dos horas como marionetas en el teatro. El motivo de la marioneta incluso figuró en el material promocional del largometraje.

Fincher nos mantiene al borde del asiento mientras vemos cómo la vida del magnate Nicholas Van Orton –interpretado por Michael Douglas- se viene abajo tras acceder a formar parte de un juego como regalo de cumpleaños cuyo objetivo es, precisamente, descifrar el objetivo. Y sí, es cierto, al final todo resulta totalmente increíble, pero eso no significa que lo que lo antecedió no haya sido sumamente divertido.

Me limito a no divulgar más sobre The Game a beneficio de aquellos que aún no la han visto. Gran parte de lo que la hace funcionar como un tipo de montaña rusa es no saber los giros que tomará la historia. La dirección de Fincher es tan calculada como siempre, visualmente impecable y con tiros de cámara precisos y muy bien realizados mediante técnicas que perfeccionaría dos años después en Fight Club.

Si sólo la han visto una vez desde que estrenó, es hora de darle otra oportunidad. Pocos thrillers son así de “thrilling”.


Presentación audiovisual

Supervisada por el recién fenecido cinematógrafo Harris Savides y el propio Fincher, la transferencia en alta definición de The Game le hace justicia al trabajo de ambos cineastas. Los colores, en especial, se benefician en esta presentación 1080p en su formato original 2.40:1, que a su vez aumenta el nivel de detalle y claridad más que cualquier otra copia en formato casero que se haya visto hasta ahora.

El audio también ha recibido una limpieza y una nueva mezcla por parte del sonidista Ren Klyce. Tanto la pista teatral como la nueva, llamada Near Field, se pueden escuchar en 5.1 DTS-HD Máster Audio. Las diferencias son leves, pero si tienen un buen sistema de sonido podrán notarlas ya que Klyce la diseñó específicamente para escucharse a través de un Home Theater.


Extras

Fincher, Douglas, los guionistas John Bracato y Michael Ferris, el cinematógrafo Harris Savides, el diseñador de producción Jeffrey Beecroft y el supervisor de efectos visuales Kevin Haug comparten en una pista de audio en la que se combinan sus comentarios acerca de la película desde sus respectivas pericias.  

También se incluye un Behind the Scenes hecho específicamente para The Criterion Collection durante la filmación del largometraje que se puede escuchar con el sonido ambiente o con pistas de comentarios opcionales por partes de los cineastas anteriormente mencionados.

Hay un final alternativo, que por suerte no usaron, ya que es terrible, además del tráiler de The Game junto al teaser, que en mi opinión es uno de los mejores que jamás se han hecho.

Por último tenemos una comparación de storyboards a película de cuatro escenas en específico, el filme psicológico completo que el personaje de Douglas ve en The Game y un panfleto con un ensayo por el crítico de cine David Sterritt. 


Nota final

Wong Kar-Wai y David Fincher bajo el sello de The Criterion Collection. ¿Qué más se puede pedir? Las dos películas cuentan dos excelentes presentaciones en alta definición y suficiente material suplementario para satisfacer a los admiradores de ambos renombrados cineastas. De más está decir que ambas pertenecen en sus colecciones. Si no ahora, cuando Barnes & Nobles realice su segunda venta anual de Criterion a un 50% de descuento el próximo mes de noviembre.