Placeholder

Por Gerardo Fernández

Nocaut

Noche grande

10/27/2012

Thomas Dulorme, quien en estos momentos luce como el mejor y más adelantado prospecto del boxeo a nivel local, irá esta noche a su prueba más fuerte hasta la fecha, cuando se enfrente a 10 asaltos contra el fuerte pegador argentino Luis Carlos “el Potro” Abregú.

Este choque será transmitido en vivo, a las 10:15 p.m., junto a dos combates que le anteceden, en el espacio Boxing After Dark de HBO. Hasta ahora, Dulorme (16-0, 12 KO), primer retador del Consejo Mundial de Boxeo (AMB), tercero de la Asociación Mundial de Boxeo y décimo tercero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en el peso wélter (147 libras), parece reunir todo lo requerido para, no solo llegar a conquistar un campeonato mundial, sino además brillar con fuerza en la competida división.

Boxea, pega, cuenta con velocidad relampagueante, está muy bien enfocado y comprometido con su carrera, es dedicado como pocos a los rigores del entrenamiento y, por ello, siempre se presenta en excelentes condiciones físicas.

La pregunta es si tiene la asimilación para soportar el mejor golpe de un pegador del calibre de Abregú (33-1, 27 KO), décimo retador del CMB. Gran parte del trabajo que tiene que hacer para triunfar radica en esquivar, bloquear o minimizar de algún modo la efectividad de la mano derecha de su contrincante, la mejor arma en su arsenal.

Dulorme tiene ventaja en cuanto a juventud (22 vs. 28), velocidad, desplazamiento, boxeo, jabeo, combinaciones y contragolpeo se refiere, además de contar, al igual que su rival, con la capacidad de acabar la pelea de un solo golpe.

Es un pleito para ganar peleando inteligentemente, sin riesgos innecesarios en el intercambio de golpes indiscriminado.

No creo que Abregú, quien solo ha sido derrotado el estadounidense Timothy Bradley, el que lo venció por decisión unánime en 12 asaltos, tenga la habilidad para superarlo boxeando ni para neutralizar sus ventajas, en velocidad, boxeo y contragolpeo, a pesar de que lo duplica en número de peleas profesionales celebradas.

El argentino sufrió una caída ante Bradley y dos frente al boricua Irving García, a quien terminó noqueando en cuatro rounds. Sus esperanzas de triunfo están en llevárselo de un solo golpe o minando con los ocasionales bombazos que lleguen a su blanco.

Si el argentino, más crudo, de una sola dimensión, rudimentario, de defensa deficiente y desorganizado técnicamente, no logra lastimarlo, sus oportunidades de victoria son mínimas, por no decir nulas. Creo que Dulorme logrará un importante e impresionante triunfo en este pareo.