Placeholder

Por Lily García

Mi caja de herramientas

La valentía inteligente

10/29/2012

“¿Cuántos de ustedes no le tienen miedo a nada?”. Es una pregunta que frecuentemente hago al público durante mis charlas de motivación. Nadie, por supuesto, se atreve a levantar la mano. Todos los adultos o personas emocionalmente inteligentes sabemos que es natural encontrarnos ante situaciones que nos intimidan y hasta nos aterrorizan.

Sin embargo, me he dado cuenta de que, cuando hago esta misma pregunta a estudiantes adolescentes, veo varias manos levantarse, sobre todo de varones entre 15 y 18 años, edades peligrosas porque muchos muchachos carecen de la capacidad para entender las consecuencias que sus actos pueden tener.

Hace unos días, estudiando a uno de mis maestros budistas, escuché por primera vez el término “valentía iluminada”, aquella que nace de la paciencia y la resistencia. No tiene que ver con querer probar a otros o a nosotros mismos lo que podemos hacer; es una valentía con consciencia porque, lejos de estar ciega, se nutre de una visión que va más allá de lo que nuestros ojos físicos nos dejan ver.

Somos valientes “iluminados” cuando nos atrevemos:

–a reconocer nuestros “demonios” internos y mirarlos a la cara para así poderlos trascender.

–a perdonar a aquellos que nos han hecho daño porque sabemos que jamás podrán robarnos aquello que es nuestro por derecho de conciencia.

–a hacer lo que sea por una causa que transformará positivamente las vidas de otros.

–a dejar atrás aquello que nos atrasa espiritualmente.

–a luchar por aquello que queremos sin dejar de disfrutar el proceso.

–a ver en otros el potencial de ser divinamente extraordinarios.

–a reconocer las batallas que debes soltar y aquellas por las que nunca, nunca, nunca debes darte por vencido.