Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

Star Wars + Disney = ¿?

10/31/2012

Hace mucho tiempo, en una galaxia no muy lejana, la noticia de que saldría una nueva trilogía de Star Wars me habría emocionado muchísimo. Aún recuerdo cómo reaccioné cuando se confirmó que harían unas precuelas sobre el origen de Darth Vader. Lo que sentí después de verlas es caso aparte a la ilusión de aquél fanático, para quien Star Wars fue el primer amor con el cine.

No me malinterpreten. Todavía amo a Star Wars, sólo que ahora es como ver a la novia que tuviste en noveno grado 20 años después en una reunión de clase graduanda tras varias cirugías cosméticas innecesarias que le han robado su genuina belleza original.

Ayer se anunció que Disney compró Lucasfilm y que estarían filmando una nueva trilogía. Esto es sin duda una de las mayores noticias cinematográficas del 2012. Era de lo único que se hablaba en las redes sociales y el tema sigue vivo. Las preguntas comenzaron a hacerse de inmediato: ¿Qué significa esto para Star Wars? ¿De qué se tratarán las nuevas películas? ¿Podría alguien como Christopher Nolan o Joss Whedon dirigir un filme de Star Wars? ¿Sería posible un encuentro en pantalla entre Wall-E y R2D2? ¿Es Leia ahora oficialmente una princesa de Disney?

Mi reacción instantánea fue incredulidad. No fue hasta que leí el comunicado –que no hacía mención de los Episodios 7, 8 y 9 sino hasta el sexto  párrafo- que en verdad comencé a creerlo. Verifiqué el calendario… no. No era Día de los Santos Inocentes ni 1 de abril. Era en serio. Y entonces fui arropado por sentimientos conflictivos: la inmediata molestia, luego indiferencia, expresada por Twitter mediante comentarios sarcásticos, hasta llegar final y sorpresivamente a la (tonta) ilusión.

Cabe la pequeña posibilidad de que a Star Wars le vaya mejor bajo la casa de Mickey Mouse que en las manos de George Lucas. O sea, ¿ustedes vieron Attack of the Clones? ¿Qué tal la aberración a continuación conocida como Star Wars Detours? Está difícil que la saga alcance un punto más bajo que eso, después de ser asquerosamente prostituida por la pasada década. El absoluto control de Lucas era veneno para esta franquicia.


Claro está, Disney hará lo mismo. Está comprobado que sus fanáticos verán lo que sea, y múltiples veces, independientemente de su calidad. Le exprimirán hasta la última gota de la esencia de La Fuerza a Star Wars, y no duden que hasta haya un parque temático en los próximos diez años, lo cual honestamente no pienso que sea una mala idea. Yo iría de seguro si me prometen una atracción en la que pueda pilotear un X-Wing. Y si Disney finalmente saca la trilogía original sin las alteraciones digitales, se echará a millones de fanáticos (y dólares) al bolsillo. Luego de eso, que hagan un Disney on Ice protagonizado por Jar Jar Binks si les de la real gana.

Creía que años y años de maltrato por parte de Lucas me habían extraído todo el positivismo. Sin embargo, me da cierto grado de esperanza, no la continuación de la historia en el Episodio 7, 8 y 9 (eso no me interesa... mucho), sino la idea de que Disney le abra las puertas de este universo a cineastas visionarios más que dispuestos a perderse en él y contar nuevas historias que sólo estén atadas tangencialmente –si de alguna forma- a las películas existentes.

Quién sabe… Por primera vez en muchos años, Star Wars se ha puesto interesante. George Lucas, aunque aún retiene un título -por deferencia- de "consultor creativo", ya no tiene control sobre ella, y eso es lo mejor que le ha pasado a la serie en muchísimo tiempo.