Placeholder

Por Lily García

Mi caja de herramientas

Invoca, bendice y agradece

11/19/2012

Todos meditamos aun cuando no sabemos que estamos meditando. ¿Cuántas veces has tenido conversaciones contigo misma o imaginándote que hablas con Dios o con tu ser superior, comoquiera que quieras llamarlo? Tu mente pide y desea que se te den cosas, se queja cuando no las recibes y hasta se convierte en portavoz de la “víctima” en ti cuando sientes que los problemas te agobian.

Vivimos meditando, trazando con nuestros pensamientos y la energía que ellos crean el camino que seguirá nuestra vida. El problema es que ese camino que nos trazamos no es siempre el más positivo. Por eso hoy te invito a comenzar a crear la vida que quieres vivir, transformando la forma en que piensas.

Comienza invocando la presencia de aquellos seres que consideras divinos: Dios, Jesús, los santos, los budas o los maestros ascendidos y grandes seres de luz que ya han trascendido. Siente su presencia frente a ti. Con ellos te conectas con el potencial divino que todos tenemos para crear vidas maravillosas. La presencia de los grandes nos da la fuerza y la inspiración para ser mejores.

Una vez sientas que la fortaleza y fe de estos seres te acompañan, visualiza lo que quisieras y bendice esa visión para que se manifieste de forma apropiada, de forma que sea beneficiosa para ti, pero también para los demás. Si tener eso que tú deseas va a causar sufrimiento a otros, entonces te recomiendo que no lo pidas, porque las consecuencias pueden ser nefastas para ti. En el mundo de la energía nada pasa desapercibido. Lo que das o quitas se te devolverá o restará en algún momento y con mayor fuerza todavía. Así que pide con consciencia. Y, a la misma vez, bendice el planeta y desea desde lo más profundo de tu corazón que las peticiones de todos también se manifiesten.

Y por último, agradece, aun cuando no hayas visto el resultado de tu petición. El agradecer antes de ver resultados nos conecta con esa fe que sabe que aún cuando las cosas no ocurran exactamente como las esperamos, van a ocurrir de forma perfecta.