Placeholder

Por Irene Garzón Fernández

De primera mano

Demasiado ruidoso el silencio de los populares...

01/21/2013

Mal comienzo

La propuesta privatización del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, que la administración del ex gobernador Luis Fortuño adjudicó al consorcio mexicano que opera el aeropuerto de Cancún, aparentemente está siendo vista con buenos ojos por el nuevo gobierno. Es curioso que todos los peros que tenía el año pasado la entonces oposición del Partido Popular Democrático se han ido desvaneciendo, y ahora todo indica que la transacción solo depende del visto bueno de la Administración Federal de Aviación. ¿Qué pasó con la militante oposición del ahora presidente de la Cámara, Jaime Perelló, quien hasta se llevó un jamaqueón político de parte de su antecesora, Jenniffer González? ¿Y Charlie Hernández? El único que dice que se mantiene en su posición contraria a la APP del aeropuerto es Luis Vega Ramos, pero habrá que ver hasta dónde está dispuesto a llegar con su oposición. En lo que parece haber consenso es en que, contrario a lo que decía Fortuño, la operación del LMM no es perdidosa, sino que deja un ingreso neto de unos $35 millones anuales. Entonces, ¿cuál es la lógica de entregarle esos ingresos a una empresa privada extranjera? ¿Por qué no crear una corporación pública del aeropuerto, separada de la Autoridad de los Puertos, para hacerse cargo de la operación? Las preguntas son muchas, pero al menos hasta ahora, las respuestas escasean.

Que sea consistente

Si el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Héctor Conty Pérez, quiere actuar acorde con posiciones adoptadas en el pasado, tiene que efectuar cambios en las vicepresidencias del organismo. Poco después de haber asumido la presidencia de la CEE, a principios del cuatrienio pasado, Conty Pérez le quitó la primera vicepresidencia al popular Néstor Colón Berlingeri para otorgársela a la entonces segunda vicepresidenta, la penepé María Dolores “Lolin” Santiago. Esto supuso un cambio a la tradición establecida por el ex presidente Juan R. Melecio, que mantenía vigentes los nombramientos de cuatro años aunque el Gobierno cambiara de un partido a otro. Bajo la fórmula que estableció Conty Pérez, la primera vicepresidencia corresponde ahora a la popular Liza García y la segunda a Santiago, la actual primera vicepresidenta.

Reservas éticas

El hecho de que el almuerzo de celebración de la toma de posesión de la nueva Cámara de Representantes fuera costeado por el Sistema Universitario Ana G. Méndez levanta interrogantes éticas. Según se informó, fueron estudiantes de la Universidad del Este, que forma parte de ese sistema universitario, los que confeccionaron la comida que costeó la institución educativa que recibe donativos legislativos anuales. Deben explicar los agasajados.

“Off the record”

Otro refugio

Llueven las denuncias de atornillamiento de empleados en el Capitolio y agencias del Ejecutivo, pero resulta que, no contentos con eso,  también enviaron su cuota de atornillados a la Asociación de Empleados del ELA. ¿Será posible?