Placeholder

Por Gerardo Fernández

Nocaut

Obligado a impresionar

02/02/2013

Llegó por fin el día de lo que puede representar un examen crucial para el zurdo Juan Manuel “Juanma” López.

Esta presentación marca su primer combate desde que se le levantó la suspensión que pesaba en su contra. El mismo llega enmarcado dentro del estribillo de “mucho que perder y poco que ganar”, pero al que habría que añadirle en esta ocasión un “pero obligado a impresionar”.

Una impresionante demostración de su parte, despachando demasiado fácil al brasileño Aldimar Silva Santos, levantará sin duda alguna nuevamente su imagen entre sus más acérrimos fanáticos, pero levantará también el coro de voces escépticas criticando la calidad del rival escogido y sentenciando que habría que verlo nuevamente ante oposición de mayor calibre antes de poder llegar a un juicio definitivo sobre sus oportunidades reales de regresar a la cúpula campeonil.

Además, cualquier momento de brillo de Santos (18-3, 9 KO), quien estará dando un considerable salto en cuanto a calidad de oposición se refiere, o cualquier mal momento de López (31-2, 28 KO), por no hablar de una poco probable y casi impensable derrota, sería posiblemente magnificado para indicar que el boricua está acabado o que no tiene mayor oportunidad frente a los púgiles elite de las categorías pluma y superpluma (130 lbs).

La verdad, la realidad del asunto, muy posiblemente transita por el carril del medio de estas futuras apreciaciones. Ciertamente, López tiene que lucir impresionante, contundente, para recuperar el privilegiado sitial que una vez ocupaba en la consideración de la afición. En otras palabras, como en sus viejos tiempos.

Igualmente, debe enseñar por lo menos algo de la tan cacareada mejoría defensiva que supuestamente ha tenido. Por otro lado, la mejor oportunidad de Santos, quien ha llegado a una distancia máxima de ocho asaltos en cuatro ocasiones como profesional, parece estar en tratar de sorprender a López, como intentó hacer el estadounidense Mike “Machine” Oliver, quien logró estremecer al boricua y hacerle pasar un susto a los seguidores de este en el único pleito que celebró entre sus dos reveses vía nocaut técnico frente al mexicano Orlando “Siri” Salido.

Si Silva, un púgil que su récord revela como de escasa pegada, logra ponerlo mal, estremecerlo visiblemente o llega a derribarlo, el futuro de Juanma no luce muy auspicioso. Repito, para mí lo más importante en este pareo para cualquier pronóstico sobre su futuro es ver como Juanma reaccionará cuando lo conecten limpiamente.