Placeholder

Por Esteban Pagán Rivera

Saque de Puerta

No me molesta perder, pero...

02/22/2013

Llegar a la Copa Mundial Sub-20 era una bonita ilusión. Tan solo nos separaban tres partidos. ¿Por qué no? ¿Por qué Puerto Rico no podría estar en una Copa Mundial?

Pero esta semana, nuestro fútbol, una vez más, se dio contra una dura pared llamada “realidad”. Los recientes hechos de nuestras selecciones, ya sean logros históricos como la clasificación al Premundial de Puebla, o algunos espejismos, como tan solo perder por un gol contra España, nos han dado ínfulas de que Puerto Rico ya se puede codear con lo mejor de la Concacaf.

No obstante, en Puebla se demostró que nos falta trabajo, y mucho. A mí no me molesta perder, pues Panamá y Jamaica son rivales de mucha mayor experiencia y tradición. Lo que sí me enfadó fue la manera, especialmente en el primer partido contra los jamaiquinos y la primera parte contra los canaleros, en las que conectar cuatro pases consecutivos era todo un logro de por sí. Fue frustrante ver a nuestra Selección sufrir de esa manera, y escuchar comentarios de los narradores, como el realizado el jueves en la transmisión contra Panamá, de que “deben añadir 11 espectadores más a la asistencia del estadio”, en referencia a nuestra Selección.


Por primera vez, nuestra bandera ondeó, por mérito propio, en un Premundial de la Concacaf. (Foto / Straffon Images)

No me malinterpreten. Estoy orgulloso de nuestro equipo, pues si tal vez no dieron el grado en Puebla, estos muchachos son pioneros de nuestro fútbol, son la primera selección masculina que se clasifica, por cuenta propia, a la ronda final de una eliminatoria mundialista. Pero el marcador global de 1-8 en nuestro contra llama a un análisis.

Jeaustin Campos, ingeniero de nuestro programa de selecciones nacionales, es uno de los grandes responsables del éxito de esta Sub-20. Trabajó el grupo por más de un año y sacrificó algunos partidos de la mayor (recordemos la gira centroamericana, tres derrotas, pero con varios juveniles en la convocatoria) pensando en la meta a largo plazo, la Copa Mundial Sub-20. La jugada le salió a la perfección. Campos ha logrado grandes aciertos, y se le agradecen, pero esta experiencia en Puebla también le debe servir como un punto de introspección y de aprendizaje de cara al futuro.

El timonel costarricense experimentó en Puebla,  moviendo jugadores de posición y alterando el esquema que lo llevó a sobrepasar las eliminatorias. Solo por mencionar algunos, Emmanuel D’Andrea, ancla y columna del equipo en el mediocampo, fue movido en Puebla a la línea defensiva de fondo y Michael Fernández, acostumbrado a jugar por las bandas, se vio localizado, fuera de ritmo, en el centro del campo. Además, Alex Oikkonen, uno de los mejores futbolistas de este grupo, comenzó en el banco contra Jamaica. Cuando un equipo no puede hacer más de cuatro pases corridos, algo no está funcionando tácticamente.

Por otro lado, hay que analizar, seriamente, el futuro de esta Selección Sub-20. Me motiva mucho este grupo. En las oportunidades que he tenido de conversar con algunos de los futbolistas, me parecen jóvenes maduros, con los pies en la tierra, y con hambre de triunfar. Pero Puerto Rico, que no cuenta con una liga profesional, depende del sistema universitario para mantener en canchas a los futbolistas que rondan los 18 a 21 años, una edad clave en su desarrollo.


Estas son las caras del futuro de nuestro fútbol. ¿Cómo lograremos que exploten su potencial? (Foto / Straffon Images) 

Ese sistema, el utilizado en el deporte profesional de Estados Unidos, ya nos afectó en la preparación, pues para el Premundial de Puebla, todos los futbolistas que estudian fuera Puerto Rico no pudieron ser parte de la preparación en la Isla, salvo durante el mes de vacaciones en diciembre. Pero lo más preocupante es: ¿qué harán estos jóvenes una vez se gradúen?  El mediocampista de la selección  mayor, Marc Cintrón, nos demostró lo complicado que es para un graduado de universidad conseguir trabajo en un club de fútbol. Cintrón jugó con la División I con Providence, una institución con un programa deportivo respetado, y le marcó un gol a la campeona mundial España en el amistoso del 15 de agosto. Fue seleccionado por los Red Bulls de Nueva York, pero fue en el sorteo suplementario, y no fue ofrecido contrato.  Mientras, en el resto del mundo, los futbolistas de 20 años ya están en clubes profesionales, ganando experiencia que les será clave en un escenario como un Premundial.

Puerto Rico no tan solo está falto de una liga profesional, sino que su principal club, Puerto Rico Islanders, está a la deriva. Sus directivos aseguran que volverán en el 2014, pero habrá que ver para creer. En el receso de la Tropa Naranja, nuestro fútbol ha perdido un importante taller de trabajo, que en los últimos años le dio oficio a futbolistas de origen puertorriqueño que terminaron sus años de elegibilidad en el fútbol universitario como Richard Martínez, Tyler Wilson y Anthony Vázquez, entre otros. En el pasado año, le dieron un necesitado taller a promesas como Héctor “Pito” Ramos y Joseph “Jackie” Marrero. Estoy seguro de que si los Islanders estuvieran activos, ya estarían mirando a futbolistas de la Sub-20 como como Reid Strain, Alex Oikkonen, D’Andrea o el arquero Matt Sánchez como incorporaciones del futuro.

En fin, luego de este resultado, debemos de hacer más que decir “estamos orgullosos de los muchachos, llegaron lejos”. Nuestro fútbol tiene que pasar por un proceso de introspección y asegurarse que esta clasificación al Premundial no quede como un mero recuerdo.

Recuerda que puedes seguir mi blog, comentarios y noticias del deporte en general a través de Twitter y Facebook. También, me puedes escribir a epagan@primerahora.com.