Placeholder

Por Irene Garzón Fernández

De primera mano

Aferrados a los privilegios en la Cámara...

02/25/2013

Una burla

El proyecto de “reforma legislativa” que se sacó de la manga y aprobó a la carrera la mayoría popular en la Cámara mantiene intacto el desembolso de fondos públicos para dietas. Los representantes populares “renunciaron” a cobrar el jugoso chequecito, que se seguirá emitiendo como “donación” de cada generoso legislador a una causa de su preferencia. Los representantes penepés, por su parte, seguirán cobrando, al menos hasta que se apruebe y entre en vigor la reforma prometida por el gobernador Alejandro García Padilla, que tiene muy poco que ver con lo que aprobó la Cámara. No se puede donar lo que no se tiene, así que los representantes populares están aceptando tácitamente el pago de dietas para donarlo. Contrario a lo que dice el presidente cameral Jaime Perelló, esto no es otra cosa que un “'barril de tocino” disfrazado. Para eso existe la legislación anual de Donativos Legislativos, en la que se identifican y se precalifican los beneficiarios.

Antes y ahora

Los legisladores previos al concepto del legislador a tiempo completo, que entró en vigor en 2001, representaban el espectro de la sociedad puertorriqueña, contrario a lo que dice la ex presidenta cameral Jenniffer González de que, al eliminarse la figura, solo podrán optar por un escaño los profesionales. El ex legislador popular Luis Santaliz Capestany, que era agricultor, contaba que viajaba los domingos desde su pueblo natal de Las Marías y se quedaba la semana en un cuartito en el Viejo San Juan. El ex presidente senatorial Miguel A. Hernández Agosto recuerda también que algunos legisladores dormían hasta en la oficina que tenían en el Capitolio, ya que había sesión diaria y no había carreteras expreso para viajar todos los días a sus respectivos distritos. El ex senador popular Ernesto Carrasquillo, por ejemplo, era maestro y líder obrero de Yabucoa, y su correligionario senador Ramón Barreto Pérez, líder choferil.

La Ley Tito Kayak

El ex vicepresidente senatorial Orlando Parga defiende la derogación de la ley que prohíbe protestar en proyectos de construcción. Más aún, reclama la inhibición del secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances, quien “no tan solo fue abogado, fue agente interventor del Gobierno a través de (Ramón) Cantero Frau pidiendo acción contra los manifestantes” en Paseo Caribe. Parga, próximo a publicar un libro sobre el proyecto que investigó como senador, dijo que quieren coartar el derecho a protestar contra constructores que violan la ley. “Claro que sí, eso debe derogarse y, cuando surgen estas protestas, cada caso debe verse individualmente, como ocurrió con el de Tito Kayak en los tribunales”, dijo.

"Off the record"

“Ayatolismo” supremo

La negativa de cinco jueces del caucus azul del Tribunal Supremo a reconocer el derecho de una niña a tener dos madres, como ella misma anhela, se basó en el prejuicio y la discriminación contra los homosexuales, disfrazado tras el manto de la “familia tradicional”. Se amparan en su miope  lectura de la Biblia, en vez de la Constitución.