Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

Oscar post-mortem

02/25/2013
Daniel Day-Lewis, Jennifer Lawrence, Anne Hathaway y Christoph Waltz ganaron los Oscar al mejor actor, actriz, actriz de reparto y actor de reparto, respectivamente. (AFP)

Seamos honestos: ustedes no quieren leer un extenso análisis de la entrega número 85 de los premios Oscar y yo, a la 1:34 de la madrugada, tampoco quiero escribirlo. Bastante tuvimos con la ceremonia, ¿no? Así que vamos al grano antes de que se note mi indiferencia.

Este año la Academia repartió el bizcocho entre varias de las favoritas. Argo, como anticipado, se llevó el premio mayor de la noche, mejor película, junto a edición, edición de sonido y guión adaptado (más sobre este último robo próximamente). El filme de Ben Affleck empató con Life of Pi, de Ang Lee, quien triunfó en la categoría de mejor dirección –su segundo Oscar sin ganar mejor película- además de cargar con los galardones a mejores efectos visuales, banda sonora, cinematografía.

Django Unchained se fue en contra de la mayoría de los pronósticos y ganó, no uno, sino dos estatuillas: mejor guión original, para Quentin Tarantino, y mejor actor de reparto, para Christoph Waltz, el segundo Oscar de ambos. Las victorias de estos cineastas fueron las mayores y mejores sorpresas de la velada, al menos para mí, que no los tenía ganando.


El somnífero cinematográfico conocido como Les Misérables acabó con tres Oscar: mejor mezcla de sonido, maquillaje y actriz de reparto, para Anne Hathaway, quien sorprendió a nadie con su victoria. Y… sí, eso es todo lo que tengo que decir acerca de Les Misérables.

A pesar de ser la película con mayor número de nominaciones, con 12, Lincoln se fue con sólo dos premios: mejor diseño de producción y mejor actor para Daniel Day-Lewis, quien hizo historia al ser el primer histrión en ganar tres veces en esta categoría. Lincoln merecía más, mucho más. Mínimo, película, dirección y guión. Puedo entender que haya perdido contra Argo (tremendo filme de consenso) y Lee (hermosa dirección, a pesar de las deficiencias narrativas de la cinta), pero ¿guión? El libreto de Tony Kushner es una joya. Argo tiene muchos méritos, pero su guión no está a esa altura.


La velada sirvió para recordarnos que Harvey Weinstein no es invencible, ya que Silver Linings Playbook sólo cargó con un premio, aunque uno de los grandes: mejor actriz, para Jennifer Lawrence. La joven dio una tremenda actuación en ese filme de David O. Russell. Además, me cae ridículamente bien fuera de cámara, lo cual dificulta que la emprenda en su contra por haber derrotado a Emmanuelle Riva. Ni siquiera me puedo alegrar de que se haya caído subiendo las escaleras. Enhorabuena, Jennifer. Esperemos que no le caiga el maleficio del Oscar.

Amour sólo triunfó en la categoría de mejor película extranjera, pero cabe recordar que el largometraje de Michael Haneke ganó la Palma de Oro de Cannes, y como todos sabemos, la Palma de Oro >>>> Oscar (soy un mal perdedor, lo acepto).

En una velada que estuvo marcada por la musica, hubo dos momentos que pusieron a todos dentro del Teatro Dolby de pie: Shirley Bassey y Jennifer Hudson por sus espectaculares interpretaciones de Goldfinger y I’m Not Going, respectivamente. Bassey elevó lo que fue un muy soso homenaje a los 50 años de James Bond, mientras que Hudson se apoderó del escenario con sus potentes cuerdas vocales de tal manera que el hecho de que hayan puesto a elenco de Les Misérables a seguirla inmediatamente después me pareció cruel, incluso a mí, que no soporté ese musical de Tom Hooper.

Entonces, Seth McFarlane. ¿Tengo que hablar de McFarlane? No es el peor anfitrión que ha tenido los Oscar (ese sería James Franco o David Letterman), pero no encontré que dominó la encomienda. Le concedo dos intervenciones que genuinamente me hicieron reír: el tema We Saw Your Boobs y la broma de Sound of Music con el oficial nazi del SS entrando en lugar de los Von Trapp. Por lo que pude apreciar ayer entre el live blogging y Twitter, la reacción a su desempeño estaba dividida justamente por la mitad entre los que disfrutaron de ella y quienes no lo soportaron. Yo me inclino hacia el segundo grupo.

Pero ya, suficiente de mis pensamientos, que dije que iba a ser breve y ya voy por las 700 palabras. Además, ya son las 2:29 de la madrugada y tengo sueño. Continuemos la discusión de la ceremonia en los comentarios. ¿Qué pensaron ustedes? Yo sólo estoy feliz que ya se acabaron. ¡Ahora podemos regresar a hablar de cine! ¡De las buenas películas que tenemos para ver en cartelera! Como A Good Day to… y Hanzel and... Beautiful Cre… eh… Safe Ha… hmm. 

No me gusta acabar en una nota negativa, así que: 

Tags

Premios Oscar