Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Denuncian negligencia policiaca en caso de potro desangrado en Cabo Rojo

01/09/2011 |11:41 a.m.
El animal estaba en el puente de Guanajibo, en Cabo Rojo. (Suministrada)  
La presidenta del Santuario de Animales San Francisco de Asís, Delimar Bernal, denunció hoy a Primera Hora haber sido testigo de una muerte cruel e insensible de un potro por falta de diligencia de las autoridades.

Denuncian negligencia de las autoridades en caso de potro que se desangró en Cabo Rojo

La presidenta del Santuario de Animales San Francisco de Asís, Delimar Bernal, denunció hoy a Primera Hora haber sido testigo de una muerte cruel e insensible de un potro por falta de diligencia de las autoridades.

A eso de las 8:42 de la mañana, el joven Pablo Santana, llegó al Santuario que ubica en Cabo Rojo para pedir ayuda porque había un potro que se desangraba y retorcía de dolor en el puente de Guanajibo.

"El joven ya se había comunicado con la Policía y los oficiales le dijeron que había que esperar que el potro se muriera para entonces conseguir a alguna entidad que lo transportara para enterrarlo. Esta versión la ofreció la Uniformada en Ponce y Mayagüez", dijo Bernal.

La defensora de los animales subrayó que el artículo 13, inciso D de la Ley 154 de Bienestar y Protección de Animales dictamina que "en situaciones de emergencias en las que se trate de un animal de tamaño tal que no se pueda transportar, la persona encargada o que encuentra al animal debe comunicarse con el cuartel de la Policía más cercano para que un oficial se comunique a través del centro de mando de la Policía directamente con un veterinario de su región en caso de que el veterinario este imposibilitado de llegar al lugar.  Luego de una descripción detallada por parte del oficial policiaco de las condiciones del animal, el veterinario lo podrá instruir para que éste le dé una muerte compasiva al animal por medio de un tiro de gracia, en el centro de la cabeza. Toda aquella persona que no está autorizada y dé muerte a un animal cometerá delito grave de cuarto grado".

Según la investigación que condujo el Santuario, el agente Bonet de Mayagüez informó que una patrulla llegó al lugar y movió al animal.

"Lo dejaron en la carretera, éste animal se retorcía de dolor ha sido algo bien angustioso. No cumplieron con lo que dice la ley. Finalmente logramos que hace un rato viniera una veterinaria para que le practicara eutanasia al animal que ya estaba desangrado. Aquí lo que vemos es el juego de la papa caliente cuando se trata de un animal que merecía una muerte compasiva ", dijo.