Una lola con su tiroides controlada

12/30/2011 |08:30 a.m.
Gisele Zavala asegura disfrutar de una vida plena pese a su condición tiroidal  
Conoce la historia de esta joven, madre de dos hijos y esposa, que disfruta de una vida plena pese al hipotiroidismo que padece.

Los síntomas casi imperceptibles que trae consigo el hipotiroidismo fueron ignorados por varios meses -y hasta justificados bajo otras condiciones- por Giselle Zavala Ramírez, quien desde los 18 años padece la enfermedad Hashimoto, principal causa del hipotiroidismo.

Como otros padecimientos de este tipo, la enfermedad de Hashimoto toroidal es capaz de descontrolar las hormonas que intervienen en el buen funcionamiento de su organismo.

La caída del cabello y la depresión tras la pérdida de su padre no habían sido suficientes para relacionar sus problemas de salud con la enfermedad que afecta a 14 millones de personas en Estados Unidos. Sin embargo, sus inexplicables periodos de cansancio, en plena juventud, alertaron a Giselle. Aun así, el hallazgo ocurrió por casualidad.

“Mientras estudiaba nutrición y dietética, trabajaba en una clínica de control de peso donde era rutina realizar laboratorios, entre ellos la TSH. No fue hasta que los valores salieron altos en dos ocasiones que fui a consultar con una endocrinóloga. Me hicieron otras pruebas, un sonograma y fui diagnosticada con hipotiroidismo Hashimoto. En ese entonces busqué información sobre la condición y sus síntomas. Todo hizo sentido; el frío que sentía, el cansancio y la pérdida de cabello”, explica nuestra lola de portada.

La detección temprana y su disposición a encarar la condición de una manera acertada fueron factores determinantes para llevar a buen término sus dos embarazos y continuar una vida sin los achaques que, a la larga, si no son atendidos responsablemente, tienen un potencial mortal.

“Si tú no pones tu condición en manos de un especialista que monitoree tus niveles de TSH, en el caso del hipotiroidismo, que es una condición en la que la glándula tiroides no logra producir suficiente hormona tiroidea, puedes terminar en un coma mixedematoso”, explica la endocrinóloga Horidel Febo y quien además atiende a Giselle.

El coma mixedematoso es más frecuente en mujeres, se caracteriza por el deterioro del nivel de conciencia, hipotermia, niveles bajos de hormonas tiroideas con aumento de la TSH1 y puede causar la muerte.

“En el hipotiroidismo, cuando el paciente está bajo tratamiento y se mantiene en sus niveles normales, no hay efectos secundarios. Lo que se hace es suministrar la hormona que la glándula no está produciendo”.

En el caso de Giselle, se regularon los niveles con remplazo hormonal de levotiroxina. Este medicamento se consume vía oral y se puede conseguir tanto genérico como de marca. Según la especialista: “Utilizar siempre la misma marca de medicamento le garantiza al paciente la misma concentración de la hormona y los niveles se regulan eficazmente”.

Siendo madre, esposa y nutricionista a tiempo completo, Giselle asegura que ingerir diariamente su medicamento, llevar una buena alimentación y una rutina de ejercicios no representa mayores problemas.

“La parte mas difícil para mí es esperar 45 minutos a una hora después de tomarme el medicamento para poder comer. Soy hipoglicémica, me gusta hacer ejercicios en la mañana y el tener que esperar para desayunar atrasa mi rutina”, detalla.

Fuera de este pequeño contratiempo, Giselle goza de una vida plena. “Gracias a Dios, esta condición no ha frenado ninguno de mis planes. Trato de monitorear mi TSH dos o tres veces al año. El padecer de hipotiroidismo no es sinónimo de obesidad. Si el paciente está controlado, no es la tiroides, sino posiblemente el hecho de que no se está alimentando bien y lleva un estilo de vida muy sedentario”, subraya Giselle.

Para citas con la especialista, Dra. Horidel Febo, puedes comunicarte al (787) 763-6201. También puedes pasar por su oficina, localizada en la Ave. Domenech Edif. 207 Ofi. 104 en Hato Rey.


10 Síntomas comunes del hipotiroidismo hashimoto

Pérdida de cabello

Resequedad en la piel

Estreñimiento

Cansancio

Sensación de frío

Dificultad para concentrarse

Mala memoria

Inapetencia sexual

Dolor en las articulaciones

Calambres

Sabías que...

Además de los síntomas, obtener un resultado de colesterol alto es suficiente para solicitarle al médico un análisis de sangre más a fondo sobre los niveles de la hormona TSH, la cual es segregada por la glándula pituitaria. Una vez determinada la condición, se suministra el medicamento conocido bioquímicamente como levotiroxina el cual, vigilado por el especialista, logra reemplazar la hormona tiroidea. Éste puede interactuar con ciertos alimentos y medicamentos, por lo que es aconsejable informar ese tipo de detalles a tu especialista.