Empresa polaca vende artículos eróticos para "matrimonios que aman a Dios"

02/14/2012 | 11:21 a.m.
En este sex shop polaco no se pueden encontrar artículos de látex, látigos, vibradores, masoquismo o cualquier otro juguete que pueda ser considerado inmoral o agresivo para la sensibilidad de los matrimonios católicos. (alkowamalzenska.pl)  
El sex shop virtual Alcoba Matrimonial tiene una oferta erótica para cristianos.

Varsovia.- Una empresa polaca ofrece una buena opción para este San Valentín: juguetes y artículos eróticos para "matrimonios que aman a Dios", desde lencería hasta lubricantes para estimular la vida sexual de las parejas casadas ya que, dicen, "el matrimonio es el mejor terreno para desarrollar la sexualidad".

Sin duda muchos creyentes visitarán hoy la página web de "Alcoba matrimonial" ("Alkowa Malzenska", en polaco), donde este Sex shop virtual despliega una oferta erótica especialmente ideada para las parejas católicas.

"Debemos cuidar nuestra relación sexual, que requiere mimos y adornos. Por eso hemos seleccionado este tipo de gadgets moralmente respetuosos para despertar la pasión en el dormitorio", explica la copropietaria de esta particular tienda online, Izabela Kwiatkowska, quien ha puesto en marcha esta iniciativa junto a su marido.

¿Lo más vendido? Izabela reconoce que últimamente los dados fosforescentes son lo más demandado por los matrimonios que desean jugar en la intimidad, ya que estos dados contienen diferentes acciones como besar, lamer o masajear, y sugieren los lugares del cuerpo de la pareja donde llevarlas a cabo.

Pero en "Alcoba matrimonial" los creyentes polacos pueden encontrar mucho más, asegura Izabela en declaraciones a la prensa, donde destaca los sujetadores con caramelos, para que hacer el amor sea algo dulce, los libros sobre la teología del cuerpo o las pastillas para aumentar la libido del marido.

Geles lubricantes, aceites para masajes, disfraces sugerentes e incluso test para controlar el ciclo de ovulación de la pareja y saber cuándo es el mejor momento para hacer el amor completan esta "moral" oferta, donde fe, amor y sexo conviven de manera natural y sin rencillas.

Eso sí, en este sex shop polaco no se pueden encontrar artículos de látex, látigos, vibradores, masoquismo o cualquier otro juguete que pueda ser considerado inmoral o agresivo para la sensibilidad de los matrimonios católicos.

Izabela considera que algo está cambiando en la Iglesia católica, y que cada vez son más los creyentes que no tienen tapujos a la hora de abordar las relaciones sexuales como algo natural y placentero.

Por su parte, el sexólogo Stanislaw Duko afirma que "hay que aplaudir iniciativas como ésta", porque los creyentes también pueden enriquecer su vida íntima de una forma "suave y delicada", respetuosa con sus creencias y preferencias individuales, defiende.

Lo cierto es que ésta no es la primera vez que sexo, erotismo y fe se reúnen en Polonia, donde el fraile franciscano Ksawery Knotz, conocido como el "Apóstol del Kamasutra", se esfuerza desde hace años en mostrar a los matrimonios católicos que lo desean las vías para alcanzar el "sexo divino".

Este fraile ha publicado dos libros (El sexo como no conocéis y El sexo divino o la erótica católica, ambos éxitos de venta en el país centroeuropeo) que tratan la sexualidad en las "parejas casadas que aman a Dios", y además imparte clases de educación sexual en el monasterio de Stalowa Wola (sur de Polonia), donde ayuda a las parejas creyentes a encontrar el placer de la "divina unión".

"Hoy vivimos una etapa de caos, de desenfreno, y mis libros pretenden ayudar a las parejas casadas a reforzar sus vínculos y a tener una buena y feliz vida sexual, de acuerdo con los dogmas de la Iglesia", explicó en una entrevista con Efe el padre Knotz, quien defendía entonces que el sexo también "es una buena forma de acercarse a Dios".