Recomendaciones para atender tensión de regreso a clases

07/29/2012 | 02:48 p.m.
Luis Martínez Suárez instó a involucrar a los niños en el proceso de comprar y cuidar los materiales escolares.

El fin de las vacaciones de verano y el reinicio de las clases en el sistema público de enseñanza, así como en los colegios privados, puede generar tensiones en los niños y la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) divulgó hoy recomendaciones para que los padres o encargados puedan lidiar mejor con esa próxima transición.

Según el doctor Luis Martínez Suárez, lo importante es que los padres o tutores no se incomoden por cambios en la conducta de algunos menores y subrayó la necesidad de apoyarlos en la transición de volver a clases o comenzar su vida escolar, como ocurrirá con miles de niños en todo el país.

Martínez Suárez dijo que giros en el comportamiento, ante el inicio de clases, suelen ser pasajeros, pero destacó que un primer paso adecuado es apoyarlos en ese proceso de transición, escuchar sus temores, dudas e intereses con mucha atención e igualmente reforzarles el mensaje de lo positivo que es regresar a la escuela para aprender y compartir con nuevos amigos.

Según el directivo de la ASSMCA, esas iniciativas "los ayudarán a reducir su ansiedad al mismo tiempo que creará una atmósfera de seguridad, comunicación y confianza con sus padres”.

 El funcionario también instó a involucrar a los niños en el proceso de comprar y cuidar los materiales escolares. 

“Esto supone también forrar sus libretas, seleccionar el bulto de su predilección, claro está conforme al presupuesto de los padres o tutores, así como mantener en condiciones adecuadas su uniforme. Ciertamente, esta acción permitirá que el niño sienta que lo toman en consideración y que su opinión cuenta”, destacó Martínez Suárez.

“Tras dos meses de intensa playa, piscina, diversión, acostarse tarde y disfrutar de una alteración en la rutina, próximamente los niños tendrán que retornar a la escuela. Para algunos, este es un momento emocionante, ya que se van a encontrar nuevamente con sus amiguitos, podrán compartir sus experiencias de verano e incluso estrenar uniforme, zapatos, bultos y otros materiales educativos”, comentó.

Sin embargo, Martínez Suárez reconoció también la posibilidad de que a otros niños les resulte un poco difícil el regreso a clases porque desde su punto de vista significa abandonar la diversión de tiempo completo e iniciar una rutina de estudios y responsabilidades.

Entre los menores que reflejan algún tipo de estrés, reconoció que puede ser patente mayormente entre quienes asistirán por primera vez a la escuela o colegio, ya que para ese menor de edad "implica la separación de los padres o tutores y el enfrentarse a personas desconocidas”.

Observó que mientras en el hogar se hacen los ajustes necesarios para poco a poco lograr adaptarse nuevamente a una rutina diaria de escuela y trabajo, es posible que los niños asuman un comportamiento difícil que incluya llanto, tardanzas al vestirse, quejas repentinas de malestares físicos, renuencia para asistir a la escuela, entre otras. Ante esas situaciones, sugirió poner en vigor estas recomendaciones, entre otras, sin entrar en pánico, ni mortificarse.

Martínez Súarez resaltó la importancia de ayudar al niño a relajarse, recompensarlo cuando permanezca en la escuela, llevarlos bien desayunados, sin problemas de tardanzas para que su entrada a la escuela sea tranquila y le brinde seguridad al menor. “Esta última incluye que si usted como padre o tutor le indica que lo recogerá a una hora determinada, debe cumplir lo prometido para que el niño no se sienta abandonado”, afirmó.

La ASSMCA indicó en un comunicado de prensa que los ciudadanos pueden obtener más información sobre este tema llamando al 787-763-7575 en la División de Servicios de Tratamiento para Niños y Adolescentes de la agencia.