Pablo Casellas habría estado bajo la lupa por armas

08/02/2012 |
Pesquera recalcó en las medidas que tomó la Uniformada para incautar las armas de Pablo Casellas y cancelarle su licencia. (Para Primera Hora / Edgar Vázquez Colón)  
La Policía no suelta prenda sobre supuesta pesquisa archivada, mientras Pesquera confirma que no le devolverá licencia

¿Engavetaron pesquisa contra Casellas?

El alegado historial violento de Pablo Casellas Toro cobró más fuerza en la investigación que se realiza por la muerte de su esposa, Carmen Paredes, ante versiones que apuntan a que la Policía de Puerto Rico pudo haber archivado una pesquisa para desarmar al ahora viudo, realizada hace unos cinco años.

Ayer, el superintendente de la Policía, Héctor Pesquera, confirmó que se canceló la licencia de armas de Casellas, quien hasta ahora figura como “persona de interés” en la muerte de Paredes, por el desorden en que se encontró su armamento cuando agentes investigadores acudieron a la escena del crimen, escenificado en la residencia de la pareja en Guaynabo el pasado 14 de julio.

Pero la decisión del jefe máximo de la Uniformada se dio en medio de versiones ofrecidas por fuentes de Primera Hora de que el hijo del juez federal Salvador Casellas estuvo en la mira de las autoridades por acciones que ponían en entredicho su capacidad para poseer armas de fuego. “Pablito”, como es conocido el ejecutivo por sus amigos y familiares, tenía 33 armas registradas a su nombre cuando se descubrió el cadáver tiroteado de su esposa.

Las autoridades estatales no han dado a conocer detalles de otra pesquisa contra Casellas, aproximadamente en el 2007.

Aunque las investigaciones encaminadas para desarmar a un ciudadano son bastantes comunes, se asegura que la Policía había realizado una pesquisa que, al no prosperar, le permitió al ejecutivo mantener sus armas.

El Superintendente se negó a tocar este tema al asegurar que “no hará más comentarios del caso”.

También, se desconoce si la primera pesquisa realizada contra Casellas cumplió con el protocolo, que incluye una investigación por agentes estatales y una vista informal de un oficial examinador si el ciudadano objeta ser desarmado. Cabe destacar que los hallazgos principales de la pesquisa y de la decisión del oficial también son revisados por la División Legal de la Uniformada.

Por su parte, Pesquera recalcó en las medidas que tomó la Uniformada para incautar las armas de Casellas y cancelarle su licencia.

“Se le da ese privilegio y no toma las debidas precauciones, y es mi responsabilidad como superintendente suspender la licencia”, añadió.

¿Casellas podrá recuperar la licencia de armas?

Es buena pregunta... yo lo dudo, mientras yo esté aquí.

Tags

Pablo Casellas