Embajadora de Oreo: “Un sueño hecho realidad"- Ve vídeo

09/27/2012 |
Con motivo de la celebración de los 100 años de la galleta Oreo, varios “EmbajadOreos” de diversas partes del mundo fueron invitados a viajar a Nueva York.

Hasta que no salió del aeropuerto internacional John F. Kennedy, en Nueva York, Mildred de Jesús no podía creer que estaba en la Gran Manzana, el destino de sus sueños.

Tanto ella como su esposo, Efraín Rivera, llevan dos años sin conseguir trabajo en Puerto Rico, y, por dicha circunstancia, resultaba imposible fantasear con visitar la emblemática Ciudad de los Rascacielos.

“Soy ama de casa ahora, pero fui comerciante. No trabajo porque mi mamá se encuentra inválida y, entonces, estoy ayudándola. Hace dos años estoy con ella”, explicó, y luego añadió que fue propietaria de una boutique en Cupey que estuvo abierta por espacio de 23 años.

Mildred, además, compartió que tiene un bachillerato en Ciencias Sociales con concentración en Picología. “La psicología la uso todos los días con mi familia”, manifestó entre risas.

Es que Mildred, de 48 años, es madre de cuatro hijos: Sebastián Rivera, de 11; Jullianne Hernández, de 20; Alexssa Hernández, de 23, y Christelle Hernández, de 26.

La mujer, quien reside en Carolina junto con su familia, vio la oportunidad perfecta de viajar a Nueva York cuando la compañía Kraft Foods de Puerto Rico anunció la convocatoria de un concurso (la promoción fue desde el pasado 16 de julio hasta el 24 de agosto) en el marco de la celebración del centenario de la galleta Oreo y cuyo premio sería un viaje de ida y vuelta a dicho estado, estadía en el hotel Hilton (en Manhattan) por tres días y dos noches y una tarjeta de débito para gastos de viaje. Todos estos premios serían otorgados al ganador y a tres acompañantes.

Mildred y los demás interesados en participar del concurso tenían que promover su candidatura creando un avatar en la página de Facebook que abrió la empresa para tales fines. Un jurado fue el encargado de seleccionar al ganador entre los 10 avatars que recibieron más votos.

Mildred recibió la grata noticia el pasado 31 de agosto: ganó el concurso, por lo que pasó a ser la “embajadora” de Puerto Rico durante los eventos de celebración del centenario de creación de la galleta, que se llevarían a cabo en Nueva York (lugar en donde se confeccionó la primera Oreo) del 19 al 21 de septiembre.

En la actividad también participaron más de 20 embajadores, de China, Colombia, Ecuador, Indonesia, Malasia, Filipinas y Estados Unidos. Además de disfrutar del viaje y participar de los eventos de celebración, a los embajadores se les encargó la tarea de transmitir la misión de Oreo a sus países de origen: “celebrar la esencia infantil que todos llevamos dentro”.

Mildred sostuvo que el pasado martes, 18 de septiembre, tanto ella como su familia no podían dormir por la emoción que sentían por el viaje. Jullianne, Alexssa y Efraín serían los acompañantes de Mildred.

“Esa noche no dormimos. Yo creo que esa noche nadie durmió en casa. Estaba esperando que diera la hora para poder llegar al aeropuerto”, recordó Mildred. Añadió que “el sentimiento de que ‘por fin llegué’ (a Nueva York) fue cuando respiré fuera del aeropuerto”.

“Todo ha sido un sueño hecho realidad. Este viaje ha superado las expectativas que tenía. Primero, por el trato, no han perdido detalles y la comodidad. Ha sido espectacular, de verdad que excepcional”, manifestó con emoción Mildred.

A Mildred le encantó todo de la ciudad de Nueva York, y a sus acompañantes, también. “He visto que hay muchas partes de Nueva York que se me asemejan mucho a Puerto Rico, sobre todo el tráfico. Pero lo más bonito y lo que más me ha gustado es el área de Times Square (en Manhattan)”, indicó nuestra embajadora.

Además, la celebración fue para Mildred una experiencia de intercambio cultural. La boricua comenta que con los embajadores que más interactuó fue con los de Filipinas, Colombia, Ecuador, “y un poquito con los americanos (estadounidenses)”.

Ya en el aeropuerto, esperando el avión que la llevaría de vuelta hacia Puerto Rico, Mildred comentó: “Estoy un poquito ansiosa por ver a mi nene (Sebastián), que se quedó por allá y está esperando los regalitos que le llevo”.

Además de los souvenirs, Mildred se llevó para Puerto Rico “una maleta llena de recuerdos, sueños e ilusiones”.