A Ferdinando Valencia se le espantó la homofobia

09/27/2012 |
 (Suministrada)  
El actor mexicano que interpreta a “Renato” en la telenovela “Por ella soy Eva” confiesa que antes pensaba que el mundo de la actuación era solo para homosexuales.

Ferdinando Valencia era de los que pensaba que en el mundo del espectáculo abundan los homosexuales. Se crió en el campo, cosechando la tierra y ordeñando vacas. En fin, trabajando duro como los “verdaderos hombres”. Por eso jamás imaginó que en su futuro estaría una exitosa carrera dentro de la actuación y muchísimo menos que interpretar un personaje gay le cambiaría su perspectiva de la vida.

Cuenta el actor mexicano que su llegada a Televisa fue impulsada por el dueño de las tierras en las que trabajaba su familia en la provincia de Comala, en el estado de Colima, México.

“Soy hijo de un padre dedicado a la ganadería. Estaba trabajando en la tierra cuando llegó mi patrón a decirme que me iba a llevar a un casting. En ese entonces, eso me parecía de homosexuales, pero le hice caso y fui. Posterioremente, me llamaron de la capital para ir a un segundo casting en el D.F. y me quedé. Me enamoré de la carrera, encontré mi nueva forma de vida”, relató el actor, que debutó en la telenovela Código postal.

Ferdinado continuó desarrollando su talento en melodramas como Tormenta en el paraíso, En nombre del amor, Camaleones, Cuando me enamoro y La fuerza del destino, pero no fue hasta que llegó a sus manos el papel de “Renato Camargo” en Por ella soy Eva (Univisión), que aprendió sobre la igualdad de géneros.

“Para mí representó un reto personal porque la tendencia en este tipo de personaje es hacerlo exagerado para hacer reír y nosotros queríamos hacer algo más real, porque la telenovela ya tiene muchos otros personajes para reírse. ‘Renato’ tiene muchos matices, pero simplemente es un hombre con preferencia por otros hombres”, detalló quien ahora se considera un defensor de la comunidad LGBTT.

“Me da gusto poder aportar a la causa y defender la homosexualidad. Estoy muy en desacuerdo con los que plantean la tolerancia, porque eso representa aguantar algo que nos incomoda, y aquí lo importante es vernos todos como seres humanos con las mismas capacidades”, abundó.

Esa defensa incluye el apoyo a la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

“Un matrimonio es un convenio entre dos personas y siempre que las uniones estén dadas al amor no deben someterse a juicio, porque no trasgreden a nadie”.

Actualmente Ferdinando no tiene pareja “porque tengo poco tiempo libre y no he encontrado una mujer que me tenga la paciencia”, admite el actor de 30 años de edad, quien tiene entre sus pasiones la crianza de caballos de paso fino, esquiar, leer y correr.