Sin sospechosos de fuego que consumió fábrica en Aguas Buenas

10/02/2012 |03:30 p.m.
El “fire marshall” Abelardo Pérez García encontró dos puntos de origen del fuego en la parte posterior de la la compañía INCO. (Archivo)  
El “fire marshall” Abelardo Pérez García encontró dos puntos de origen del fuego.

La Policía sigue buscando un automóvil reportado hurtado y que fue visto salir a toda prisa de la escena de un fuego malicioso que consumió una fábrica en la madrugada de este lunes en el barrio Cagüitas, de Aguas Buenas.

Este medio supo que agentes de la División de Explosivos de la Policía ha entrevistado nuevamente a empleados y los vecinos de la fabrica INCO, donde se dedican al ensamblaje y venta de muebles y equipo para oficinas.

Por lo pronto, no se ha podido teorizar sobre qué motivos pudiera tener una o más personas para prenderle fuego a la estructura.

La Policía también está examinando los dispositivos de seguridad de la compañía para verificar si la cámaras pudieron haber captado alguna imagen que ayude a resolver el crimen. Supuestamente testigos vieron a dos personas alejarse rápidamente del lugar tan pronto llegó la Policía.

Este martes en la tarde, un investigador de incendios determinó que fue intencional el fuego que consumió la fabrica.

 Así lo informó hoy, martes, el jefe del Cuerpo de Bomberos, Pedro Vázquez, quien precisó que el “fire marshall” Abelardo Pérez García encontró dos puntos de origen del fuego en la parte posterior de la estructura, donde además había una puerta forzada.

“El origen del fuego fue en la parte posterior centro, y se encontraron dos puntos de origen distintos e independientes. También, la puerta posterior del lado derecho estaba forzada y los candados cortados”, indicó Vázquez en un comunicado.

Vázquez precisó en entrevista telefónica que no se puede llegar a una conclusión sobre qué tipo de acelerante se utilizó para iniciar el fuego. Ese misterio le toca resolver al Instituto de Ciencias Forenses, por lo que se recogió una muestra de agua en el lugar a ser axaminada por la agencia.

"Siempre que se usa un acelerante se va por encima del agua", sostuvo Váquez.

José Cimadevilla, presidente de la compañía INCO, empresa situada en el inmueble carbonizado, estimó las pérdidas en $5 millones.

Para poder controlar el enorme incendio, en la estructura ubicada en la carretera PR-794, en el sector Camino Verde, del barrio Cagüitas, fueron necesarios cerca de unos 50 bomberos de Aguas Buenas, Caguas, Cayey, San Juan y Gurabo.

La alarma de fuego se activó a eso de las 5:00 a.m. y las llamas finalmente fueron controladas a eso de las 9:30 a.m.