Malcom Nieves regresa a su primer amor

10/03/2012 |
 (jose.candelaria@gfrmedia.com )  
Malcom Nieves siempre tuvo el deseo de volver a jugar voleibol.

Guaynabo. Varios factores llevaron al opuesto Malcom Nieves a colgar los tenis al concluir la temporada 2006 de la Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM).

Completar los estudios universitarios, forjar una carrera profesional y la desilusión que sintió al experimentar de primera mano el incumplimiento de las obligaciones contractuales de los apoderados fueron las razones de peso.

Sin embargo, Nieves decidió regresar esta temporada al deporte que tanto ama y, si sus primeros partidos con los Nuevos Gigantes de Carolina son un indicio, el rematador zurdo llegó para quedarse.

Nieves ocupaba, hasta el lunes, la tercera posición entre los líderes en puntos del torneo y se ha convertido en la primera opción ofensiva de los Nuevos Gigantes.

“Me retiré (en el 2006) con una lesión en el hombro y como que no me quería ir del deporte así, sin saber lo que pudo haber sido. Eso sirvió también de motivación para regresar. En esos seis años no hice nada de voleibol y estaba bien sedentario hasta el año pasado, que comencé a correr y a ejercitarme para mantenerme en forma”, indicó Nieves a Primera Hora.

El jugador que en el pasado militó con los desaparecidos Playeros de San Juan y Caribes de San Sebastián sostuvo que su pasión por el deporte siempre estuvo presente. Dos meses antes de la temporada 2012, comenzó una campaña.

“Me convencieron, pero siempre tuve el deseo de volver a jugar, aunque todavía no estaba totalmente decidido a hacerlo. El voleibol es lo que me apasiona, lo que me gusta, y me siento cómodo cuando estoy jugando. Todavía tenía esa espinita de volver”, explicó.

En el 2006, los Playeros cambiaron a Nieves a San Sebastián, donde jugó su última temporada. Aparte de una lesión en un hombro, Nieves destacó que la situación con los pagos atrasados fueron mermando su deseo de mantenerse como jugador activo. Inclusive, los Caribes, que en ese momento tuvieron de apoderado a Eulogio Cardona, todavía le adeudan desde el 2006 una sustancial cantidad de dinero.

“Eso fue una de las cosas que, poco a poco mermó mi deseo de querer jugar. Eso me trabajó psicológicamente porque veía que el compromiso no era real; no era un compromiso mutuo. Uno daba el todo y de la otra parte no había una respuesta; eso influenció bastante en que decidiera colgar las tenis”, compartió Nieves.

“Esa inestabilidad económica, en la que uno firmaba un acuerdo y no se cumplía, influyó. Y hay muchos jugadores en la misma situación”, añadió.

Sin embargo, la decisión de acogerse al retiro fue beneficiosa para el voleibolista, pues se trazó nuevas prioridades, como obtener un bachillerato en mercadeo y establecerse profesionalmente.

“Había descuidado los estudios por enfocarme en el voleibol y empecé a ver otras cosas en la vida como trabajar. Me establecí prioridades, así que terminé de estudiar, y como no tenía en mente volver a jugar, decidí buscar un trabajo. Pero se dio lo de este año y voy paso a paso”, dijo Nieves.

“Mis expectativas son terminar la temporada bien de salud, del hombro mayormente. Dependiendo de cómo termine el torneo, si me siento saludable, me gustaría jugar unos añitos más. Me siento bien de salud y la pasión y el deseo de querer jugar, de practicar, la adrenalina cuando llega el partido, están ahí y eso es lo más importante”, recalcó Nieves.