Vista judicial en Boston podría afectar a 500,000 electores

10/04/2012 |12:58 p.m.
La vista determinaría el derecho al voto de los electores puertorriqueños que fueron excluidos de las listas electorales por no participar en los comicios del 2008.

El Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston citó para el próximo jueves 11 de octubre a una importante vista argumentativa que podría determinar el derecho al voto de sobre 500,000 electores puertorriqueños que fueron excluidos de las listas electorales por no participar en los comicios del 2008.

Así lo informó hoy, jueves, el representante popular Charlie Hernández, que es parte del caso en que se reclama que la ley electoral de Puerto Rico choca con la ley federal que prohíbe la exclusión de electores por no participar en una elección y que además exige a los organismos electorales notificar al elector que su registro está en riesgo o va a ser eliminado.

La vista será a las 11:00 de la mañana del jueves 11 de octubre en la ciudad de Boston y se le ordena a la Comisión Estatal de Elecciones explicar cuáles serían las consecuancias prácticas de la reactivación de aquellos electores que fueron inactivados por la ley de Puerto Rico.

En la orden se invita además al Secretario de Justicia de Estados Unidos a que comparezca como amigo de la corte para que exponga su posición sobre si las leyes federales electorales aplican a Puerto Rico y sobre el alegato de que si las mismas no se ponen en vigor en la Isla se estaría violando la cláusula de igualdad de derechos (Equal Protection Clause).

 “Nuestra Ley Electoral atenta contra derechos electorales básicos al castigar al ciudadano por ejercer su derecho a no votar”, expresó el representante Hernández.

“Además, choca con disposiciones de la ley federal que expresamente prohíben esa conducta. Como resultado sobre medio millón de personas fueron excluidos ilegalmente del registro electoral”.

Uno de los abogados del caso, el profesor Carlos del Valle Cruz, explicó que en el recurso judicial “hemos solicitado que se restituya el derecho al voto a todo elector excluido ilegalmente. Nunca debieron sacarlos del registro. Eso es una privación injustificable de derechos constitucionales básicos”, expresó.

Advirtió además Del Valle que la posición que asuma el Secretario de Justicia de Estados Unidos en esta controversia podría tener impacto directo sobre la situación política de Puerto Rico ya que lo que está en juego es si a los residentes de la Isla se le reconocerán los mismos derechos fundamentales que reconoce la legislación federal a los ciudadanos de los estados. Recalcó que el derecho al voto es uno de esos derechos fundamentales.

Este caso se inició con el reclamo de una electora que fue excluida del registro y se presentó originalmente ante la Comisión Estatal de Elecciones, indicó Hernández. La petición fue rechazada allí por lo que se acudió al Tribunal Federal de Distrito, que también falló en contra de la demandante.

“Hay tiempo suficiente para que el Tribunal conceda un remedio que restituya los derechos constitucionales eliminados por la Comisión Estatal de Elecciones, afirmó Hernández.

Sostuvo que, según los datos de la propia Comisión, cerca de la mitad de esos electores se reinscribieron por lo que quedarían fuera de lista cerca de un cuarto de millón y lo que habría que hacer es incluirlos y volver a imprimir estas.

 “Obviamente estamos complacidos por la diligencia y responsabilidad con la que el Primer Circuito ha atendido este caso”, sostuvo Hernández.