Senador popular censura actividad de recaudación de Fortuño

10/04/2012 |03:20 p.m.
El senador popular opinó que el Gobernador ahora supuestamente intenta cobrar, con contribuciones a su campaña, los “favores” hechos a los representantes de la industria de salud, quienes pagaron hasta $2,500 por participar en la actividad.

El portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, José Luis Dalmau Santiago, censuró hoy, jueves, la actividad de recaudación de fondos organizada por representantes del sector de la salud en la que participó ayer el gobernador Luis Fortuño.

 El senador recordó que la actividad se llevó a cabo días después de que el Departamento de Salud aprobara un nuevo reglamento para crear un sistema de trauma y extender la inmunidad del estado a los hospitales privados que integren esa red. También ocurrió después que el contralor electoral, Manuel A. Torres, censuró una campaña mediática de las víctimas de impericia médica en contra de dicho reglamento.

Luego de una lluvia de críticas, esta censura fue suspendida ayer por Torres.

“La ley claramente establece que la inmunidad del Estado se extendería a ‘todo profesional de la salud que interviene en el diagnóstico y tratamiento de cualquier paciente de los Centros de Trauma y Estabilización, desde que es admitido hasta que es dado de alta, de un Centro de Trauma y Estabilización debidamente designado’. Pero el Reglamento se extralimita, y se la extiende la inmunidad a todos los empleados, titulares y administradores de las facilidades designadas”, dijo Dalmau.

“Tratan de alcanzar, como ladrón en la noche, la meta de Fortuño de extender los límites a todas las instituciones de salud, sean centros de trauma o no. La Rama Ejecutiva, mediante reglamento, pretende usurpar los poderes de la Asamblea Legislativa, ya que la inmunidad que se le pretende extender a los Centros de Traumas privados es ilegal y no existe”, agregó en un comunicado de prensa.

El senador popular opinó que el Gobernador ahora supuestamente intenta cobrar, con contribuciones a su campaña, los “favores” hechos a los representantes de la industria de salud, quienes pagaron hasta $2,500 por participar en la actividad.