Lista para ir a juicio Paulina Rubio

10/04/2012 | 05:13 p.m.
Rubio alega que si bien los organizadores del evento se habían comprometido a proporcionarle una avioneta para trasladarla, ella fue en realidad la que tuvo que contratar la aeronave para llegar al concierto. (EFE)  
Los defensores de la artista aseguran que Rubio no pudo ofrecer su concierto por problemas con el transporte aéreo a Tunja y no por falta de interés.

Paulina Rubio y quienes la demandaron por no haberse presentado a un concierto en Colombia como estaba previsto dijeron el jueves a una jueza de Miami que están preparados para el inicio de un juicio pautado para finales de octubre.

"Estamos listos", respondió el abogado Richard Wolfe, que representa a los demandantes, cuando la jueza Abby Cinamon le preguntó si era posible comenzar el juicio el 22 de octubre.

El abogado de Rubio, Omar Ortega, asintió y la magistrada dijo que los esperaba ese día a las 9.00 de la mañana.

La corporación de Miami CMG Entertainment, el Fondo Mixto de Cultura de Boyacá y la Corporación Cultural Viva la Música demandaron en noviembre del 2010 a la llamada Chica Dorada por haber incumplido en agosto de ese año un contrato firmado con antelación, que estipulaba que debía presentarse en un concierto que era parte del Festival Internacional de Cultura de Boyacá.

En un principio, los demandantes pedían una indemnización de un millón de dólares por daños y perjuicios correspondientes a los gastos de organización del concierto, además de intereses y costos legales. Pero posteriormente se habría reducido el monto a unos 800.000 dólares, de acuerdo con Ortega.

Los defensores de la artista aseguran que Rubio no pudo ofrecer su concierto por problemas con el transporte aéreo a Tunja y no por falta de interés.

Rubio alega que si bien los organizadores del evento se habían comprometido a proporcionarle una avioneta para trasladarla, ella fue en realidad la que tuvo que contratar la aeronave para llegar al concierto. La artista dice que no les permitieron aterrizar en Tunja, aparentemente por inconvenientes climáticos.

Los demandantes, sin embargo, afirman que el contrato estipulaba que Rubio viajaría en avión desde Medellín hasta Bogotá que desde allí recorrería unos 130 kilómetros en automóvil hacia el noreste hasta Tunja, donde no hay un aeropuerto comercial.

El inicio del juicio había sido pospuesto en varias oportunidades.

En la breve audiencia del jueves, la jueza Cinamon dijo que el primer día se elegirán los jurados. Antes de que los abogados se retiraran les convidó caramelos, una tradición en el mes de los festejos del Día de Brujas, o Halloween.

Ambas partes planean presentar numerosos testigos en el juicio, y prevén trasladar a algunos de ellos desde Colombia.