Chávez llama a la calma, a la paciencia y a reconocer los resultados

10/07/2012 | 09:14 p.m.
Simpatizantes de Hugo Chávez celebran en una calle de Caracas, Venezuela. (AP)  
Pidió que se reconozcan los resultados cuando sean publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El jefe del estado Hugo Chávez y su rival en las elecciones presidenciales celebradas hoy en Venezuela, Henrique Capriles, hicieron llamamientos a la calma y a la prudencia a la espera de conocer los resultados oficiales de unos comicios ya históricos por la masiva participación de los electores.

Tras el cierre de la mayoría de los centros de votación, ya que algunos quedaron abiertos a la espera de que sufragaran los ciudadanos que quedaron en las filas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela inició el escrutinio tras una jornada que se caracterizo por la tranquilidad.

"Esperemos los resultados con paciencia, con calma, y bueno, preparémonos a reconocer los resultados sean cuales fueren", afirmó Chávez cuando intervino telefónicamente en la rueda de prensa que ofrecía su jefe de campaña, Jorge Rodríguez, al término de la jornada electoral.

"Que nadie se desespere, que nadie vaya a caer en provocaciones, nada de hechos de violencia", dijo el gobernante, al insistir en que "el CNE está haciendo su trabajo de manera impecable".

Poco después, Capriles, el candidato opositor y con posibilidades también de victoria, se expresó en términos similares a sus compatriotas.

"Calma, cordura, paciencia! Hoy fue una jornada histórica, grandiosa, un pueblo que habló! Sabemos lo que pasó y debemos esperar! Que viva Vzla!", escribió Capriles a través de la red social twitter.

Ambos coincidieron en que Venezuela hoy vivió una jornada histórica por la alta participación ciudadana en estos comicios.

En ese sentido, el jefe de campaña de Chávez, Jorge Rodríguez, celebró que esta elección haya resultado, "sin duda alguna" la más concurrida en la historia de Venezuela.

"Va a batir el récord en participación electoral", agregó, al explicar que contó con el registro del mayor número de votantes inscritos, en torno a 18,9 millones de venezolanos.

Chávez, de 58 años y quien ha sido operado tres veces desde junio del año pasado a causa de un cáncer, también dijo que se trató de una "jornada memorable, histórica, (con) alta participación", sin hacer mención a una hipotética victoria.

Por su lado, el jefe de campaña de Capriles, Armando Briquet, dijo, también en una rueda de prensa, que "hay suficientes motivos para estar contentos en Venezuela", al manifestar: "estas horas que nos vienen son grandes horas de calma y de alegría y deben expresarse así también en la calle".

"Desde el Comando Venezuela las vemos con mucha tranquilidad", subrayó a la espera de que esta misma noche el CNE haga públicos los resultados oficiales.

Chávez acudió a votar pasado el mediodía, acompañado de dos hijas y un nieto, y lo hizo en el populoso barrio 23 de enero, en el oeste de Caracas, donde estuvo acompañado por la Nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchú, la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, el actor estadounidense Danny Glover y el periodista hispano-francés Ignacio Ramonet.

Tras responder a los periodistas, el presidente venezolano prometió respetar el proceso y dijo que ya sea por "un voto de diferencia o sean tres millones de votos", "los actores políticos responsables" están obligados a reconocer los resultados.

Capriles, un abogado de 40 años, activó la máquina de votación alrededor de una hora después en el municipio caraqueño de Baruta, donde fue alcalde durante dos periodos, y, tras besar la papeleta, dejó claro que lo primero que hará una vez se conozcan los resultados será llamar a Chávez.

"Los venezolanos estamos dando un ejemplo, los líderes tenemos que dar un ejemplo también", indicó Capriles, quien confesó estar "muy emocionado".

También reconoció que "la elección de hoy es muy divertida, porque es entre invictos", al recordar que tanto él como el presidente venezolano no han perdido nunca una elección.

La jornada transcurrió con tranquilidad y sin incidentes violentos, más allá de tres asesinatos que, según el responsable del Gobierno de dotar de seguridad a los comicios, el general Wilmer Barrientos, "no tuvieron que ver" con el proceso electoral.

Además se registraron quince delitos electorales menores, como el caso de algunos ciudadanos que rompieron papeletas y otros que las ingirieron, explicó el general Barrientos.