Willito acepta que conversó con narco pero en busca de paz

10/09/2012 |01:31 p.m.
Comentó que fue una “cosa de Dios” la que le dio la oportunidad de comunicarle al narcotraficante el temor que sentían los niños de ambas comunidades por la guerra que se ha desatado entre residenciales. (Archivo)  
Específicamente, Miranda Torres explicó que hace año y medio acudió a la escuela y dos niñas de nueve años le entregaron cartas casi idénticas.

El alcalde de Caguas, William Miranda Torres, defendió hoy, martes, su derecho a negociar la paz de las comunidades cagüeñas con alegados líderes del narcotráfico.

Las expresiones las dio en una entrevista radial (Radio Isla) en las que aceptó que conversó con el segundo al mando en la ganga de Peluche para intentar detener la ola de disparos entre los residenciales Raúl Castellón y Jiménez García en Caguas.

De hecho, comentó que fue una “cosa de Dios” la que le dio la oportunidad de comunicarle al narcotraficante el temor que sentían los niños de ambas comunidades por la guerra que se ha desatado entre residenciales. Sobre todo, porque los pequeñines se encuentran diariamente en la escuela de la comunidad, la escuela elemental Benita González, contó.

Específicamente, Miranda Torres explicó que hace año y medio acudió a la escuela y dos niñas de nueve años le entregaron cartas casi idénticas. La única diferencia es que una residía en un residencial y la otra en el otro.

 “Había que ver la angustia de estos niños como la manifestaban allí, que no podían dormir, no podían estudiar”, sostuvo el alcalde.

 Dijo que cuando se encontró con el narcotraficante, que no ha sido identificado, en un torneo de baloncesto, no temió en acercársele a pedir su consideración. Dijo que para persuadirlo le enseñó las cartas de las niñas.

 “Esa gente tiene sensibilidad. Son gente que estoy seguro que quiere cooperar, que las circunstancia le ha enseñado otras cosas”, sostuvo.

 Dijo que la táctica le funcionó por varias semanas, pues los disparos cesaron.

 “Mis amigos, la historia fue distinta por unas semanas”, dejó saber Torres, al comentar que en ciudades latinoamericanas también se negocia con los narco para poder controlar el crimen en sus ciudades.