FBI asume jurisdicción en el caso del menor secuestrado y se activa alerta Amber

10/30/2012 | 08:06 a.m.
El niño Alfrei Michelle Infante Pérez fue secuestrado del negocio La Canasta del Caribe, propiedad de su padre José Alberto Infante Tonilo, en la foto. (jose.madera@gfrmedia.com)  
Así lo confirmó el portavoz alterno del Negociado de Investigaciones Federales (FBI), Luis Rivera Santana.

El Negociado Federal de Investigaciones (FBI), el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), la División de Robos a Bancos y Fraude de la Policía Estatal y la Interpol investigan el secuestro de un niño de seis años ocurrido a las 6:08 a.m. de este martes cuando salía, junto a su padre y un hermanito menor, de su residencia en los altos del negocio La Canasta del Caribe en Santurce.

La unión de esfuerzos se dio luego de que se decidiera activar el alerta AMBER, indicó el superintendente de la Policía, Héctor M. Pesquera.

Según el director de la región Norte de la Policía, el coronel Reinaldo Bermúdez, el niño Alfrey Michelle Infante Pérez salía de los altos del local ubicado en la Avenida Borinquen en Santurce -donde residen- junto a su padre, quien lo llevaría al colegio Cupeyville, cuando cuatro enmascarados los interceptaron y, tras golpear a su progenitor, se lo llevaron en una guagua Jeep Cherokee color gris con tablilla EQW-556.

El menor, que no padece enfermedades, fue descrito por el FBI como de tez blanca, pelo castaño, ojos marrón, 4’3” de estatura y 93 libras de peso. Al momento del incidente, vestía una camisa de color gris con cuello azul marino con el logo del colegio Cupeyville, pantalón largo azul y zapatos negros.

 La madre de los menores se encontraba en la residencia al momento del secuestro.

Pese a que en la mañana surgieron informaciones que apuntan a lo contrario, el vehículo no ha sido localizado. Las autoridades estatales y federales entrevistaron a los padres del menor en el Cuartel General de la Policía, en San Juan.

“Estamos trabajando arduamente, todas las agencias, el FBI asumió jurisdicción con el ICE y nosotros. Estamos haciendo todo lo posible por identificar las personas y lograr localizar al niño. Yo exhorto a la ciudadanía a que por favor cualquier tipo de niño que ustedes vean con esta descripción llamen a las autoridades”, sostuvo Pesquera.

El oficial expuso que de acuerdo a la entrevista inicial realizada a su padre, el comerciante dominicano José Alberto Infante Tronilo, este reveló que fue raptado en el 2004 por unos delincuentes que lo llevaron hasta un cajero automático para que retirara dinero, pero no lo reportó a las autoridades. Se dijo que Infante Tronilo no tiene antecedentes penales.

“Fueron cuatro sujetos, él (el padre del niño) no pudo determinar si fueron armados o no estaban armados, pero aparentemente estos sí estaban enmascarados y tenían guantes”, señaló Bermúdez.

A su llegada a la Policía, el padre del niño manifestó que no haría comentarios sobre lo sucedido. "No, no voy a hacer comentarios por el momento", expresó.

Se reveló que un familiar del menor recibió una llamada a eso de las 7:00 a.m. del martes, presuntamente de los secuestradores, pero no se ha solicitado dinero, agregó el oficial, quien no divulgó el contenido de las comunicación.

Se hacían gestiones para analizar los vídeos de las cámaras de seguridad del negocio y para intentar recopilar nuevas pistas que ayuden a localizar al niño a salvo.

“Estamos recobrando toda la evidencia que tengamos, estamos hablando con ellos (los padres) tratando de recopilar la mayor información posible porque entendemos que tiene que haber un nexo entre el padre y la razón por la cual fue secuestrado”, aseveró Pesquera.

Siguieron el protocolo

El Superintendente aclaró que el alerta AMBER se activó alrededor de dos horas después del secuestro de acuerdo al protocolo que persigue encontrar al niño sano y salvo, así como dar con sus captores.

“Hay un protocolo y en el alerta AMBER hay que seguir el protocolo", dijo. "Lo importante es la protección y la seguridad de la persona que sea secuestrada. Si hay algún tipo de evidencia que nosotros demos (a la luz pública) o algún tipo de información que demos antes de yo hacer nuestra investigación, puede poner en peligro la vida de esa persona”.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, "la Alerta AMBER es una asociación voluntaria entre las agencias policíacas, las emisoras de radio y televisión, y las agencias de transportación. Durante una Alerta AMBER, se emite un boletín urgente informativo a través de las ondas radiales y televisivas, así como a través de los rótulos electrónicos de alerta en las carreteras, a fin de obtener la ayuda del público para encontrar a un niño secuestrado y detener a la persona responsable del acto".

La Alerta AMBER se basa en el mismo concepto empleado para alertar al público de una emergencia climatológica seria. Durante una Alerta AMBER, el Sistema de Alerta de Emergencias (EAS, por sus siglas en inglés), previamente denominado el Sistema de Transmisión de Emergencias, emite una descripción del niño secuestrado y del presunto secuestrador. El objetivo es llamar de inmediato la atención de toda la comunidad a la búsqueda y el regreso a salvo de un niño secuestrado.

“Hay que estar seguro de que no va a afectar la seguridad de la persona si se activa el protocolo, hay que estar seguro de que hubo un secuestro”, aseguró Pesquera.

Cualquier persona que tenga información bajo estricta confidencialidad debe llamar al (787) 343-2020 o al (787) 754-6000 del FBI.