Detienen a hombres implicados en el asesinato de Pascual Pérez

11/03/2012 | 12:47 p.m.
Pérez, de 55 años, fue asesinado a martillazos en la cabeza la madrugada del jueves en su residencia. (AP/Mark D. Phillips)  
El móvil del crimen era robar los 2,400 dólares que Pérez recibía cada mes como pensión por sus 11 temporadas en las grandes ligas, indicó la policía.

Santo Domingo — Tres hombres fueron detenidos por la policía dominicana como presuntos implicados en el robo y asesinato a golpes del ex lanzador de los Yanquis de Nueva York Pascual Pérez, informó el sábado la institución.

Máximo Báez, director de investigaciones criminales de la policía, detalló que uno de los detenidos, identificado como Ariel Santos, confesó su participación en la planificación y ejecución del asalto a la residencia de Pérez.

La policía anunció que tiene identificados a los otros dos implicados, aún prófugos.

Pérez, de 55 años, fue asesinado a martillazos en la cabeza la madrugada del jueves en su residencia, en su poblado natal de San Gregorio de Nigua, 25 kilómetros al oeste de Santo Domingo.

Según el reporte forense, los golpes le provocaron fracturas en la parte izquierda del cráneo.

Santos, quien era un conocido del ex beisbolista, confesó que el móvil del crimen era robar los 2,400 dólares que Pérez recibía cada mes como pensión por sus 11 temporadas en las grandes ligas, indicó la policía.

El controversial beisbolista, que se caracterizó por dirigir muecas de burla contra sus contrincantes, lanzó durante 11 temporadas para los Piratas de Pittsburg, los Bravos de Atlanta, los Expos de Montreal y los Yanquis de Nueva York. Estaba separado de su ex esposa Martiza Montero y vivía solo. Tenía cinco hijos.

A Santos la policía le confiscó un tenis con manchas de sangre que corresponden, de forma presunta, a Pérez.

Entre los detenidos también se encuentra Joel Núñez, un conocido microtraficante de drogas en San Gregorio de Nigua. Santos trabajaba para Núñez y distribuía con su motocicleta los narcóticos entre los consumidores.

Otro hombre, identificado como Guillermo Gómez, fue detenido la mañana del sábado en un barrio marginal de Santo Domingo luego de que vendió por 250 pesos (6.25 dólares) uno de los celulares que fueron robados de la casa de Pérez.

Al hombre le fueron confiscados un pantalón ensangrentado y otro celular que pertenecía al ex beisbolista.

Pascual Gross Pérez, como era el nombre completo del asesinado deportista, que llegó a las grandes ligas en 1980 con los Piratas de Pittsburgh. En 1992 su carrera llegó a su fin tras ser suspendido por consumo de drogas.

En 1989, cuanto lanzaba para los Expos, Pérez fue sometido a dos meses de rehabilitación por consumo de cocaína y en 1984 había sido arrestado en República Dominicana por posesión de esa droga.

En República Dominicana, Pérez jugó con las Aguilas Cibaeñas y con los Tigres del Licey.

El ex lanzador formaba parte de una familia de beisbolistas, que incluye a sus hermanos Carlos, ex lanzador zurdo de los Dodgers de los Angeles, y Mélido, ex pitcher de los Yanquis.

Los restos de Pérez fueron sepultados el viernes en el cementerio de San Gregorio de Nigua, a donde acudieron cientos de personas y dirigentes del béisbol dominicano.