Madre perdona a hijo que mató a hermana en Aguadilla

11/06/2012 |
Una angustiada madre perdonó a su hijo por entender que este mató a su otra hija de manera accidental.

Aguadilla. Una angustiada madre perdonó a su hijo por entender que este mató a su otra hija de manera accidental, mientras jugaba con un arma de fuego.

Consciente de que no volverá a ver su hija menor Deshane del Valle Méndez, de 18 años, quien perdió la vida en la madrugada del domingo cuando a su hermano Justin, de 20, aparentemente se le zafó un tiro, Edith Méndez expresó en un mar de lágrimas que perdona a su hijo por entender que fue un accidente lamentable.

La tragedia familiar ocurrió frente a una fuente de agua, a pocos pasos de la comandancia de Aguadilla y al costado del residencial Aponte donde ambos jóvenes residían junto a su madre, quien recibe ayuda espiritual de la pastora Dulce María Arvelo, que hizo las gestiones para que Justin se entregara a las autoridades.

“Es mi hijo, tengo que perdonarlo, yo lo amo mucho”, dijo la madre mientras estalló en llanto.


La otra hija de Edith, Melissa, quien es la mayor, ha estado apoyando a su madre junto a la pastora Dulce María. Todos coinciden en que la muerte fue provocada por un accidente, ya que entre ambos hermanos no había problemas.

“Él se encontró a mi otra hermana caminando con otras dos amigas y ella le dijo: ‘súbete, que ya es tarde’ y él le dijo ‘la que se tiene que subir eres tú, que eres la mas chiquita’ y le enseñó el arma y le dijo ‘si no te subes, mira lo que tengo’ y cuando la movió se le zafó un tiro”, dijo Melissa que le contó su hermano.

Explicó que inicialmente él creyó que ella se tiró al piso, haciéndose la herida, pero cuando vieron que comenzó a desangrase entonces la socorrieron. Mientras, él se volvió “loco”, empezó a gritar y a llorar e intentó suicidarse. Inmediatamente, dijo que había sido un accidente, como confesó a las autoridades cuando la pastora Arvelo lo llevó a la Comandancia de Aguadilla.

Tanto la religiosa como la madre y la hermana, adelantaron que estarán presentes durante las distintas etapas del proceso judicial para apoyar a Justin porque están convencidas de que fue un accidente y no un asesinato, como se le imputa.

“Cuando él (Justin) vino a la iglesia para que lo entregara me dijo que desgraciadamente había matado a su hermana sin querer, lloró cuando relataba lo ocurrido y me dijo que trató de matarse, pero le aconsejé que no lo hiciera, que su hermana no se podía resucitar, pero él tenía la oportunidad de echar para alante en la vida, pero era necesario ir al cuartel, entregarse y cumplir con la sociedad”, relató Arvelo a Primera Hora.

Justin, que cumple una probatoria por Ley de Sustancias Controladas, fue llevado por la fiscal Zullirma Méndez y la agente Adaliz Rosario, de la Unidad de Homicidios del CIC de Aguadilla, ante la jueza Gladys Torregrosa, quien encontró causa por violación a la Ley de Armas y asesinato en primer grado. La fianza, que no prestó, ascendió a $250,000. El joven fue ingresado a la cárcel Guerrero de Aguadilla.

La vista preliminar quedó señalada para el próximo 14 de noviembre.

Arvelo dijo que esta es una familia humilde y que no tiene recursos económicos para darle cristiana sepultura a Deshane, por lo que aprovechó para pedirle a la ciudadanía que ayude. Los interesados se pueden comunicar al 787- 310- 5977.