Luis Fortuño perdió casi 200,000 votos desde su triunfo a la derrota

11/07/2012 | 05:47 a.m.
Luis Fortuño perdió el favor de casi 200,000 electores al comparar los resultados de la votación que lo llevó a la gobernación en 2008. (lino.prieto@gfrmedia.com)  
En la votación que lo catapultó a La Fortaleza, Fortuño logró 1,025,965 sufragios que representaron el 52.84% de los votos en una histórica victoria.

Luis Fortuño perdió el favor de casi 200,000 electores al comparar los resultados de la votación que lo llevó a la gobernación en 2008, con las cifras preliminares de los comicios generales celebrados este martes.

En la votación que lo catapultó a La Fortaleza, Fortuño logró 1,025,965 sufragios que representaron el 52.84% de los votos en una histórica victoria en la que dominó a su rival e incumbente Aníbal Acevedo Vilá, líder popular cuyo apoyo sucumbió de forma acelerada tras ser acusado criminalmente en el Tribunal Federal.

Acevedo Vilá, quien eventualmente fue exonerado de las acusaciones, perdió con 801,071 votos la elección general del 2008, cuando acumuló solo el 41.26% de los 1,941,741 votos emitidos y reportados la noche del evento.

El candidato a gobernador por el Partido Popular Democrático, Alejandro García Padilla, sería certificado este miércoles como gobernador electo en la certificación parcial de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) con poco más de 854,049 sufragios o 52,978 votos más que los obtenidos por Acevedo Vilá hace cuatro años.

Un análisis más completo sobre las variaciones de estas cifras podrá completarse cuando la CEE reporte el 100% de las unidades electorales o su aproximado al cierre de la jornada ininterrumpida iniciada a las 3:00 p.m. del martes, 6 de noviembre.

A las 5:15 a.m. la CEE registró que el PNP superó en votos íntegros al PPD por 359 sufragios. Al reportarse el 94.28% de las unidades electorales la colectividad azul tenía 823,489 votos ínegros y la formación roja 823,130 que representaron 48.30% y 48.28%, respectivamente.

De cara a la contienda, ambos partidos centraron sus campañas políticas a días del evento en reclamar votos íntegros en las papeletas de gobernación, legislatura y municipios.