Miles firman petición enviada al Congreso a favor de la estadidad

11/10/2012 |09:17 a.m.
Unos 809,652 electores pidieron la estadidad en la pasada consulta. (Archivo)  
La carta de petición, que ha sido firmada por más de 7,020 personas, pretende darle a conocer a los congresistas los resultados de la pasada consulta.

Tras la victoria de la estadidad en el plebiscito de status, miles de puertorriqueños han apoyado una convocatoria que se realiza por las redes sociales para solicitarle al Congreso de los Estados Unidos que comience el proceso de admitir a Puerto Rico como el estado número 51.

La carta de petición, que ha sido firmada por más de 7,020 personas, pretende darle a conocer a los congresistas que en la consulta del pasado martes, 6 de noviembre la mayoría del pueblo solicitó el fin del Estado Libre Asociado (ELA) actual, así como un cambio por la estadidad.

Específicamente, 943,094 electores escogieron No permanecer bajo el ELA actual y 803,407 votaron por Sí permanecer como una colonia, indican los resultados oficiales de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

De estos electores, unos 809,652 pidieron la estadidad, 441,505 el ELA soberano, 73,362 la independencia y 472,674 dejaron la pregunta en blanco.

 “Finalmente, 4 millones de ciudadanos americanos se han unido en mayoría para pedir al Congreso de Estados Unidos una solución de status. El referéndum explícitamente preguntaba a los electores que si querían permanecer con el actual status territorial. El No recibió la mayoría de votos”, expone la carta de petición.

La misiva luego expone el resultado a favor de la estadidad, como alternativa de status.

“Nosotros pedimos al Congreso que respete la voluntad de la mayoría y propongan directamente al pueblo puertorriqueño el proceso de inclusión como estado de la Unión”, concluye la carta. 

Esta petición se puede llenar en la página cibernética change.org. La misma incluye distintas peticiones de los estadounidenses al Congreso. Entre estas se destacan una para que se le condone a una madre el tener que pagar por los préstamos estudiantiles que hizo su hijo ya fallecido para estudiar, así como otra para que no se discrimine contra los soldados que estudian. Ambas peticiones tienen más de 145,000 firmas.