Pasión boricua enciende Yo me llamo por Telemundo - Ve el vídeo

11/12/2012 |
Los participantes no solo tratan de asemejarse físicamente a las figuras que imitan, sino en el mismo tono y color de voz.  
El “reality show”, en el que siguen tres participantes puertorriqueños, apuesta a la imitación como su carta ganadora.

Miami. El juego de la ilusión se lleva a cabo cada domingo en los estudios del reality show de Telemundo Yo me llamo, donde diversos concursantes se transforman en sus artistas favoritos con el fin de convencer al jurado y al público de que ellos son el doble, ya sea de José José, Julio Iglesias, Alejandra Guzmán, Ricky Martin o de Olga Tañón, por mencionar algunos.

Los participantes no solo tratan de asemejarse físicamente a las figuras que imitan, sino que el mayor reto es lograr el mismo tono y color de voz de los artistas a los que caracterizan. El premio por la imitación más convincente será un cheque por $100,000 y un contrato con Telemundo.

Los mexicanos Penélope Menchaca, Lupillo Rivera y Samia, una destacada imitadora quien le pone el pique al programa, son los encargados de nominar semana tras semana a los participantes de este reality show animado por la venezolana Gaby Espino.

Dentro del grupo de concursantes continúan en la competencia los puertorriqueños Pilar Guzmán (“Lady Gaga”), Jessica Torres (“Olga Tañón”) y Arquímides González (“Ricky Martin”). En la octava gala, que se celebró anoche, sin embargo, las dos mujeres boricuas fueron nominadas, por lo que una de las dos saldrá de la competencia la semana que viene.

El que se robó nuevamente el corazón del jurado y de la audiencia fue Arquímides González con su imitación de Ricky Martin, con la que ha recibido buenas críticas. Su único talón de Aquiles es su peso, ya que cuando entró al concurso estaba en 265 libras, muy distante de la realidad física del intérprete de La copa de la vida. Arquímides, en tanto, ha escuchado los consejos del jurado y ha rebajado 25 libras, y espera continuar disminuyendo tallas hasta llegar a “llamarse” Ricky Martin. En la gala de anoche, el joven de 26 años volvió a lucirse sobre el escenario y, luego de concluir su presentación, “le robó” un beso a Samia, quien en la gala anterior se había quedado con las ganas.

En un aparte anoche con Primera Hora, los tres puertorriqueños coincidieron en que decidieron participar de este concurso porque es una buena oportunidad para darse a conocer. Contradictoriamente, ninguno está interesado en desarrollar una carrera como imitador, sino que aspiran a tener nombre propio en la música.

“No quiero ser imitadora, pero entiendo que, después del nacimiento de mi hijo, esta es la mejor experiencia de mi vida y es algo que no cambiaría jamás”, destacó Pilar Guzmán.

Arquímides González señaló que desarrollar una carrera artística es cuesta arriba, pero que programas como este ayudan a abrir nuevas puertas.

“Había abandonado todo porque me decía: ‘Qué más voy a hacer’. Había tratado tanto y es tan costoso y difícil ser artista que me dediqué a ser diseñador gráfico, y fue ahí que empecé a engordar, a trabajar sentado, a tener una vida sedentaria de trabajar desde mi computadora, comer y dormir. Al llegar esta oportunidad, sabía que no iba a estar preparado físicamente, pero sabía que sería un reto, y así ha sido”, manifestó el cantante, quien en el pasado estuvo en Objetivo fama, reality show de Puerto Rico.

Jessica Torres es la única de los tres puertorriqueños en la competencia que no había tenido la experiencia de estar sobre un escenario. Había tratado de entrar sin éxito a varios realities, hasta que le llegó la oportunidad. A ella también le gustaría labrar una carrera como cantante y no como imitadora, pero tampoco le molestaría seguir haciendo de Olga Tañón.

“Me gustaría, si pudiera, hacer una carrera como cantante porque es mi sueño y siempre he querido ser cantante, pero si salgo de aquí y todo sale bien, por qué no imitar para poder darles algo de comer a mis hijos. No vendría mal”, destacó la mujer de 29 años, quien, al igual que el resto de sus compatriotas, lucha cada domingo por ser otra para algún día ser ella.


Así se llaman:

Arquímides González es “Ricky Martin” 

1  Se dio a conocer en el reality show Objetivo fama y luego comenzó  carrera como solista. Ha laborado en varios musicales en Puerto Rico. Decidió participar de Yo me llamo para darse a conocer a nivel internacional y ayudar en la crianza de su sobrino de nueve meses Kaih Liam. Dice que el reto mayor de imitar a Ricky Martin es capturar sus movimientos, tono de voz y hablar con la “t”. Admira a Ricky por su talento, pero sobre todo por su labor social y humanitaria. Confiesa que no teme a las críticas y tampoco a que, luego del concurso, pierda su identidad como artista. “Al principio no sabía si concursar por el qué dirán y pensando que en Puerto Rico me harían cantos, y eso fue así al principio.  Ahora estoy pensando  en cómo me puede ayudar esto positivamente en mi carrera”, precisó el cantante de 26 años.

Pilar Guzmán es “Lady Gaga”

2  Decidió participar del concurso luego  que Arquímides, quien es amigo de ella hace una década, le avisara sobre el programa. Nunca había imitado a Lady Gaga, pero decidió hacerlo porque le gustan sus canciones y su personalidad. Antes del reality, Pilar se había destacado en varios musicales en Puerto Rico, como Footloose. La concursante tiene 30 años y tiene un hijo de cuatro años llamado Jorge Manuel. Pilar destacó que uno de los mayores retos  ha sido tratar de cantar lo más exacto posible a Lady Gaga cuando toda su vida le dijeron que tratara de parecerse lo menos posible a otro artista. “Este reto ha sido  uno de los más grandes de mi vida, y me fascina cada día convertirme en esta mujer y artista tan extravagante, porque me ha dado ideas para cuando yo me lance como Pilar”, sostuvo.

Jessica Torres es “Olga Tañón”

3   Nacida en Nueva York de padres puertorriqueños, Jessica Torres siempre ha soñado con ser cantante. Luego de intentar entrar a varios realities, finalmente le llegó su oportunidad con Yo me llamo. La mujer de 29 años de edad tiene cinco hijos y es sobreviviente de violencia doméstica. Actualmente está casada con Juan González, padre de su hijo menor, quien padece de autismo. Comenta, en broma, que su esposo se llama igual que el ex de Olga Tañón, pero que ellos sí que no se parecen en nada. Participar de este programa le dio la oportunidad a Jessica de conocer a “la Mujer de Fuego”, a quien dijo que admira por la artista y madre que es.

“Recuerdo que una vez alguien me dijo que tenía que dejar las canciones de Olga a un lado y yo dije que ni loca las soltaba, y mira dónde estoy hoy”, manifestó Jessica, quien desea ganar este reality por sus hijos.