Marcos "Turín" Irizarry denuncia que Lajas está al borde de la quiebra

11/13/2012 | 03:52 p.m.
"Tan pronto asumamos las riendas del Municipio de Lajas, solicitaremos una asignación de $3.5 millones a la Legislatura y esperamos que el señor gobernador, Alejandro García Padilla, así lo apruebe", manifestó Irizarry.

Marcos "Turín" Irizarry se convirtió hoy, martes, en el primer alcalde electo en anticipar que solicitará al gobernador entrante, Alejandro García Padilla, ayuda urgente para frenar un colapso financiero total en su municipio, tras denunciar que Lajas está al borde de la bancarrota.

Ambos políticos están afiliados al Partido Popular Democrático.

"Tan pronto asumamos las riendas del Municipio de Lajas, solicitaremos una asignación de $3.5 millones a la Legislatura y esperamos que el señor gobernador, Alejandro García Padilla, así lo apruebe", manifestó Irizarry, quien derrotó a Leovildo Cotte, del Partido Nuevo Progresista.

La cuantiosa suma de dinero será usada "para poder evitar llevar a la quiebra total al Municipio de Lajas", subrayó Irizarry en una conferencia de prensa efectuada en la sede de la Asociación de Alcaldes en Puerta de Tierra, San Juan, durante un receso de un taller de orientación sobre los procesos de transición en los gobiernos municipales.

Irizarry denunció que el saliente alcalde Cotte deja al municipio lajeño sumido en una crisis fiscal que llegó a niveles dramáticos cuando empleados recibieron cheques sin fondo y suplidores suspendieron servicios básicos al gobierno municipal, incluyendo a la compañía telefónica, que cortó las líneas "por falta de pago".

Indicó que la compañía Go Green, contratada para el recogido de desperdicios sólidos, también cesó servicios "porque no se le pagó" y mencionó que hay varias demandas en los tribunales por cobro de dinero, entre otras situaciones onerosas para el gobierno entrante.

"Nos dejaron un municipio en bancarrota, sin dinero, sin camiones de recogido de basura, con múltiples demandas en los tribunales y con cero margen prestatario", lamentó Irizarry, quien ganó de forma amplia los comicios del pasado 6 de noviembre. El líder popular lajeño acumuló 8,414 sufragios y Cotte recibió 4,540 votos, según datos de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) al reportarse el 98.78% de las unidades electorales.

 "Lo peor de todo es que no hay justificación en la contabilidad y el dinero se ha desaparecido, por lo que anticipamos que esto llegará a los tribunales y alguien tendrá que responder por el mal manejo de las finanzas del Municipio de Lajas", puntualizó el político del PPD.

Irizarry dirigió el municipio de Lajas por tres cuatrienios consecutivos desde 1997, pero perdió las elecciones de 2008, por menos de 500 votos. Cotte ganó la alcaldía hace cuatro años con 6,815 votos a su favor e Irizarry entonces acumuló 6,365 sufragios, según datos de la CEE la noche de aquel evento. Sin embargo, el 6 de noviembre pasado, recibió un repudio electoral masivo debido a su deficiente administración, recalcó Irizarry.

A pocos días de regresar a tomar las riendas del municipio de Lajas, Turín como le llaman la mayoría de los lajeños, anunció que se ha acogido a la pensión que le corresponde tras jubilarse como maestro de escuela y como alcalde solo devengará el salario de $1 al año.

"A pesar de que puedo reclamar el sueldo de alcalde, entendiendo que en estos momentos Lajas no tiene suficiente dinero en caja, deseo aprovechar esos recursos asignados a mi sueldo para que se use en servicios directos a los ciudadanos pobres", declaró Irizarry.

Recalcó que debido al déficit de "más de $3.5 millones", si no se le concede la ayuda por parte de la Legislatura, con el apoyo del primer ejecutivo, su gobierno no tendría recursos para pagar a todos los empleados en nómina.

Sin embargo, se mostró esperanzado en lograr esa ayuda, u otras, para pagar a los empleados, descartar despidos, y mantener servicios esenciales.

"Estoy esperando el informe final (de transición) para crear un plan de acción", dijo Irizarry.

A preguntas de este medio sobre qué haría si no logra el salvavidas millonario que le procura a las ramas Legislativa y Ejecutiva, Irizarry mencionó que evaluaría qué se puede hacer contando con el Banco Gubernamental de Fomento, pero reconoció que el municipio ya tiene otras obligaciones con la entidad y no hay capacidad de pago.

Puntualizó que el déficit era conocido de antemano y el asunto fue tema de su campaña. Dijo que "un derroche de contratos excesivos" y el mal manejo de finanzas incumpliendo con pagos básicos para los empleados sumieron al gobierno municipal en la crítica situación actual.

Agregó que por no hacer los pagos correspondientes del personal al sistema de retiro, los empleados están impedidos de hacer préstamos o recibir otros beneficios marginales importantes. Además, algunos se han atrasado en sus obligaciones con la Administración para el Sustento de Menores (ASUME), entre otras deudas.