Sin sospechoso del asesinato de guardia de seguridad en Carolina

11/14/2012 | 06:08 p.m.
(teresa.canino@gfrmedia.com)  
El empleado relevado, y quien es residente en San Juan, fue entrevistado y la información que brindó está siendo corroborada.

El vehículo del guardia de seguridad asesinado y encontrado en un paraje con matojos en la urbanización Metrópolis, en Carolina, era examinado este miércoles en la tarde en la Comandancia de la Policía.

Por lo pronto, la Policía no tiene sospechosos que pueda vincular con el crimen de Héctor Bermúdez Olavarría, de 32 años, se supo. Mientras, agentes del Federal Buró de Investigaciones (FBI), siguen sin decidir si acogen o no la jurisdicción en la pesquisa.

El auto, un Ford Fiesta color blanco del 2013, fue ocupado este martes en la tarde por agentes de la unidad preventiva de Carolina, al finalizar una persecución con los conductores del vehículo que inició en el barrio San Antón, en Carolina y que finalizó en el interior del residencia Los Mirtos. El auto fue ocupado intacto en este residencial que fue escenario el lunes en la noche de un asesinato.

El director interino del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) del área de Carolina, teniente Ricardo Haddock, indicó que al momento no se ha establecido si el crimen del lunes guarda alguna relación con el asesinato del guardia de seguridad.

El martes de madrugada, Bermúdez Olavarría, supervisor de la compañía de guardias de seguridad Alpha Guard Security, fue secuestrado en medio de un "carjacking", de los predios del terminal de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA), localizada en la carretera PR-874 de Carolina, luego de relevar a un empleado que tenía que abandonar su turno antes de la hora de salida.

Bermúdez Olavarría apareció muerto de dos disparos en un camino de tierra y matojos de la urbanización Metrópolis, en Carolina

El empleado relevado, y quien es residente en San Juan, fue entrevistado y la información que brindó está siendo corroborada.

Durante la madrugada del secuestro del guardia de seguridad ocurrió un intento previo de "carjacking" en el mismo lugar que fue secuestrado, en el que un conductor identificado como Jesús M. Padilla Pérez, de 40 años, alegó que mientras detuvo su auto Hyundai Elantra por desperfectos mecánicos, un hombre armado intentó robar su vehículo.

En el intento de carjacking, Padilla Pérez, resultó herido de bala en una mano y un pie.

La versión de este hombre también se corroborada.