"Popeye egipcio" defiende sus brazos descomunales

11/28/2012 |12:51 p.m.
Mustafá Ismail insiste en que sus brazos son totalmente naturales, resultado de una rutina de entrenamiento de dos horas diarias.(AP/Stephan Savoia)  
Los escépticos dicen que detrás de esos brazos abultados debe haber esteroides u otros medios artificiales, como implantes.

Milford, Massachusetts.- Popeye ya tiene un gemelo egipcio, pero éste dice que no le gustan las espinacas y que nunca las necesitó para tener lo que algunos consideran los brazos, bíceps y tríceps más grandes del mundo.

Los brazos descomunales despiertan tanto temor como sospechas. Los escépticos dicen que detrás de esos brazos abultados debe haber esteroides u otros medios artificiales, como implantes.

El Libro de los Récords Guinness está vacilando sobre si le reconoce el título de poseedor de los brazos, bíceps y tríceps más grandes del mundo. Por lo pronto, la organización de los récords ya suprimió toda referencia a Mustafá Ismail de su sitio web.


Ismail, un culturista residente en Massachusetts, dice comer al día siete libras de proteína en forma de aves, mariscos y batidos; nueve libras de carbohidratos, y tres galones de agua para mantener unos brazos cuyo diámetro es de 31 pulgadas, casi el tamaño de cintura de un hombre pequeño.

También toma suplementos vitamínicos y minerales, por lo que necesita beber mucha agua para limpiar su cuerpo.

Insiste en que sus brazos son totalmente naturales, resultado de una rutina de entrenamiento de dos horas diarias. Dice que todo comenzó después de que un invitado a la boda de su tío en Egipto, su país natal, se burló de su sobrepeso.


Ismail comenzó a ejercitar sus músculos en su ciudad natal de Alejandría antes de mudarse a Estados Unidos en 2007.

"Me dicen Popeye, el Popeye egipcio", dijo Ismail, de 24 años, mientras hacía ejercicio en un gimnasio de Milford, un suburbio de Boston. A diferencia del personaje de dibujos animados, afirmó: "Me gusta el pollo y la carne de res. Todo, menos la espinaca".

La portavoz de los Récords Guinness, Sara Wilcox, dijo en octubre que la organización realiza una investigación con especialistas médicos para ver si ratifica el título que le otorgó a Ismail. La vocera no respondió posteriormente a preguntas enviadas por correo electrónico en busca de información sobre qué implica la revisión y cuándo concluirá.

Tags

récord Guinness