Luis Fortuño: “Quiero ser abogado”

12/12/2012 |
 (tonito.zayas@gfrmedia.com)  
Fortuño defiende su gobierno y los nombramientos.

Se cierra para siempre un capítulo en la vida de Luis Fortuño: el del activismo político y las funciones gubernamentales que llegarán a su fin el 2 de enero, ya que no le interesa volver a incursionar.

Fortuño quiere volver a ejercer su profesión de abogado. Si éticamente puede, lo hará aquí, o quizás por esas mismas consideraciones fuera de Puerto Rico.

“Como mi corazón y mi familia toda está aquí, mi preferencia sería estar aquí... aunque sé que habría menos limitaciones éticas fuera de Puerto Rico”, dijo el primer ejecutivo en la última entrevista a fondo que le concede a Primera Hora antes de abandonar la que fue su casa por los pasados cuatro años: La Fortaleza.

Lo que podrá o no hacer profesionalmente se lo está consultando a Ética Gubernamental, sostuvo.

El gobernador no quiso revelar ni un solo dato sobre las ofertas de trabajo que pudiera tener. Tampoco si hay algunas para él en Washington.


“Mientras esté en funciones, no haré nada público, ni entraré en acuerdos, ni nada por el estilo”, expresó el gobernador, quien anticipó que “rara vez” se le habrá de escuchar hablar sobre temas de política.

El gobernador –que manejó la entrevista con unas notas hechas por él mismo sobre los datos que le interesaba destacar del proceso de transición de gobierno– en el plano personal todavía tiene en agenda renovar los votos matrimoniales con su esposa, Lucé.

Es una idea a la que llevan meses dándole vueltas, por lo menos, mediáticamente, y ayer el mandatario confió que en Las Vegas la primera dama y él entraron a una capilla y “ les hablaron”, pero aquello era en realidad un “servicarro”.

A la boda de verdad quieren que asistan sus hijos, dijo al final de una conversación que se fue tornando más relajada después de discutir los temas altamente controversiales de cómo queda el país luego de su mandato o las críticas que se le han hecho por los nombramientos de última hora.

El gobernador –que defendió en todo momento su desempeño al frente del Gobierno del país– dijo que quienes lo entienden a él “perfectamente” son las casas acreditadoras de los bonos de Puerto Rico que dicen que su gobierno hizo las cosas correctamente.

Rechazó que haya dejado el país en condiciones deplorables como se ha señalado en el proceso de transición y aseguró que Puerto Rico está mejor que hace cuatro años.

Dio a conocer, por otra parte, que impartió instrucciones para que una vez el gobernador electo, Alejandro García Padilla, nombre los directores ejecutivos de corporaciones como la Autoridad de Energía Eléctrica, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, y Turismo, las Juntas de Gobierno de estas entidades le confirmen esos nombramientos efectivo el 2 de enero.

Fortuño le solicitó además a García Padilla que le haga saber cuáles contratos quiere que su gobierno extienda.

¿Por qué hizo 103 nombramientos después de las elecciones? Dicen que está atornillando a gente del PNP.

El gobernador dijo ayer que él solo ha nombrado un jefe de agencia, el de Vivienda Pública, y que se lo consultó al gobernador electo.

Las designaciones de los miembros de las Juntas de Directores afirmó que se hicieron en cumplimiento no solo de la ley, sino de “su espíritu”, ya que esos nombramientos son escalonados. No responden, dijo, a los ciclos electorales.

“Decirles a los miembros de juntas que renuncien sería ilegal. La continuidad se da para que haya pesos y contrapesos (en la gestión de los organismos)”, consignó.

Sobre los jueces que nominó recientemente, repitió que también se trata de nombramientos que no están atados a un periodo de gobierno.

Fortuño también minimizó las críticas acerca de las bonificaciones que se han otorgado en corporaciones de gobierno. Según dijo, hay bonificaciones a las cuales los empleados unionados y los gerenciales tienen derecho; que los días de enfermedad y vacaciones que no se utilizan se pagan.

En cuanto al lío denunciado en Carreteras, indicó que no había podido hablar con el secretario de la Gobernación para que le aclarara el asunto.

¿A quién apoya para sucederle en la presidencia del PNP?

Todo el mundo sabe que está con Pedro Pierluisi, pero prefirió esquivar el tema.

Fortuño no dijo siquiera cuándo dimitirá a la dirección del partido, ni si lo más conveniente sería que la colectividad pase de inmediato a manos de un presidente en propiedad o de un interino. Por lo que comentó que se colige que la reunión del Directorio del PNP, donde se discutiría ese tema, se celebrará después de Navidades.

“Yo tengo esperanzas de que Puerto Rico va a echar para adelante. El nuevo gobierno puede contar conmigo para lo que sea en beneficio de la gente”, dijo.

El mandatario, que ya mandó a hacer su retrato de ex para la galería de ex gobernadores de La Fortaleza –el espacio ya está reservado y el retrato se pagará con fondos privados– fue parco al hablar sobre las medidas de su gobierno que García Padilla dijo que va a revertir. Sobre las más polémicas declinó hablar y solo le pidió que no cancele la segunda parte de la Reforma Contributiva, que no elimine el proyecto de las Escuelas del Siglo 21, el proyecto de Cancha Abierta para los residenciales públicos, y el programa Tus Valores cuentan. Todo lo demás lo dejó en el tintero.