Triste Navidad en la barriada Israel

12/13/2012 |10:44 a.m.
El fuego devoró las estructuras en menos de una hora.  
Seis familias del sector Bitumul perdieron todo en un incendio justo en esta época festiva

En una noche, en menos de una hora, todo por  lo que habían trabajado en la  vida, se convirtió en cenizas.

A las 9:15 de la noche del pasado 7 de diciembre, un incendio se desató en la casa de Ruth Noemí Féliz Beltre y Elvis Lisboa Medina, en la Calle A de la barriada Israel, sector Bitumul, en Hato Rey. En 40 minutos el fuego ya se había extendido por cinco estructuras.

Así, el fuego  llegó hasta la humilde casita de Soraida Matos Lisboa, quien lleva 60 años viviendo en el lugar  donde esa noche perdió todas sus pertenencias.

“Toda una vida uno ha tenido sus cositas y me quedé con la ropa que tenía puesta”, cuenta la mujer a la que la invaden las lágrimas cuando habla de lo mucho que luchó para tener su residencia.

“Esta era la casa de mis papás y papá quería que yo me quedará aquí. Cuando él murió, tuve que comprarle las partes a mis hermanas para yo quedarme aquí. Con mucho sacrificio tuve mis cosas, pobres, pero las tenía”, contó con la voz quebrada la mujer, caminando entre las cenizas de lo que fue su casa. Todavía algunos pedazos de la decoración navideña quedaban en el lugar. Soraida estaba en una feria al momento de iniciar el fuego y llegó a la calle cuando ya su casa estaba arropada por las llamas.

“Espero que el señor no me dé más de esto”, dijo resignada quien está quedándose en la casa de una sobrina.

La mujer vive agradecida, no obstante, porque nadie perdió la vida esa noche.

 Los residentes de la estructura de madera en la que iniciaron las llamas no salen de su asombro y están seguros que hubo mano criminal.

 “Estábamos hablando en la mesa y la puerta estaba cerrada, como la casa es de madera y el nene se pone a brincar a veces, cuando escuchamos ese ‘pum’, pensamos que era el nene brincando. Después se sintió como un temblor y los vecinos empezaron a gritar que se quemaba la casa”, narró Ruth Noemí quien no sintió el  olor a humo, pero sí a gasolina.

Según explicaron los residentes, los bomberos llegaron rápido pero no pudieron entrar a la calle donde estaba el fuego debido a que es muy estrecha.

El vecino, Eliezer Soto Rodríguez pasó tremendo susto cunado el fuego llegó a su casa y por el humo no encontró las llaves para abrir el portón y salir con sus dos hijos.

“Encontré un martillo y empecé a darle a la reja y abrí un boquete. Por allí le di los nenes a Emmanuel (otro vecino) y después yo me metí. Me raspé y todo”, narró Eliezer.

 Luego de la aterradora experiencia, los residentes aseguran que se les ha hecho cuesta arriba conseguir ayuda del gobierno.

“La única entidad que nos ayudó instantáneamente fue la Cruz Roja, llegaron y a la hora y media estaba activada la ayuda. Yo me sorprendí ”, contó Elvis.

La comunidad se une

A través de la red social Facebook, dieron a conocer la situación de las familias y desconocidos han llegado a ofrecerles ropa, comida y agua.

“Gracias a Dios la gente  ha venido y nos ha ayudado”, revela Ruth Noemí.

Los vecinos de la barriada también han aportado artículos de primera necesidad para los sobrevivientes y ha surgido un movimiento para ayudar.

 El 14 de diciembre en la escuela Superior Leonides Rodríguez Morales, en Lajas; el 15 de diciembre, en el barrio Campanillas en Toa Baja y el 16 de diciembre en la  barriada Israel habrán eventos de lucha libre para recoger artículos y lo que la gente quiera aportar para estas familias que están comenzando de cero. Estos eventos los organiza  Extreme Wrestling Organization (EWO) y Ponte pa’ lo positivo.

Al momento de esta entrevista, la trabajadora social María  Dones del municipio de San Juan recogía la información de los afectados y representantes de la congregación Mita también llegaron a la calle a ver cómo podían ayudar.