Connecticut no exige permisos para poseer armas

12/14/2012 |07:02 p.m.
En cuanto al debate político, el presidente Barack Obama, mantuvo durante su primer mandato un notable silencio sobre esta cuestión, y en septiembre de 2008, antes de ganar la Presidencia por vez primera, prometió a los ciudadanos: "No voy a quitarles las armas". (AP)  
La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas y el Tribunal Supremo siempre ha fallado a favor.

Washington.- El estado de Connecticut, donde tuvo lugar hoy el tiroteo en la escuela de Newtown en el que murieron 27 personas, entre ellos 20 niños, no exige ningún tipo de permiso oficial para poseer rifles o pistolas, y sólo requiere que el poseedor sea mayor de 21 años.

Asimismo, las leyes estatales tampoco piden ningún permiso especial para comprar rifles o escopetas, aunque sí para adquirir pistolas, y, como en muchos otros estados de EE.UU., no existe en el estado un registro completo de las armas que poseen los civiles.

La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas y el Tribunal Supremo siempre ha fallado a favor frente a los intentos de algunos estados y ciudades por limitarlo.

Ello contribuye a que Estados Unidos sea el país del mundo con más civiles en posesión de armas, con entre 270 y 300 millones en manos privadas, según las Naciones Unidas, una cifra que la Asociación Nacional del Rifle eleva a más de 300 millones.

En cuanto al debate político, el presidente Barack Obama, mantuvo durante su primer mandato un notable silencio sobre esta cuestión, y en septiembre de 2008, antes de ganar la Presidencia por vez primera, prometió a los ciudadanos: "No voy a quitarles las armas".

De hecho, el presidente demócrata firmó en 2009 una ley que amplió el derecho para poseer armas en los parques nacionales.

Un 73 % de los estadounidenses se mostraba a finales de 2011 en contra de que se prohibiera la posesión de armas de fuego en el país a los ciudadanos que no sean miembros de la policía o tengan una autorización especial, según una encuesta de Gallup.

El estudio también destacó que el 26 % favorable a prohibir la posesión de armas marcó un récord mínimo en 2011, puesto que veinte años atrás la opinión favorable a la prohibición era del 41 %.