Canal Wapa censura a "La Comay"

12/21/2012 |
Los cambios que decidió Ramos para el espacio involucran la vigilancia directa de su contenido. (Archivo)  
Deciden cambiar el contenido de SuperXclusivo y grabarlo dos horas antes de emitirlo para controlar el “material que pueda ser sensitivo para algunas personas”.

Ver para creer. Esa es la postura de tres de los organizadores de manifestaciones en contra de SuperXclusivo luego que el presidente de Wapa, Joe Ramos, dijera ayer al sitio web del periódico The Huffington Post que considera cambiar el contenido de ese programa y grabarlo dos horas antes de emitirlo, en lugar de transmitirlo en vivo, como se hace actualmente.

Las declaraciones del ejecutivo ocurrieron un día después de que se realizara una vigilia frente al Chrysler Building, en Nueva York, donde se ubican las oficinas de la empresa dueña de Wapa, Intermedia Partners; y otra actividad similar frente al Centro de Convenciones de Puerto Rico, en San Juan, donde la gerencia del canal presentaba su nueva programación.

En estas manifestaciones se exigió la cancelación del espacio que mantiene de lunes a viernes, de 6:00 a 7:00 de la noche, el titiritero Antulio “Kobbo” Santarrosa, manejador de “La Comay”. La razón común de ese pedido es que el programa “fomenta el odio”, según los carteles exhibidos.

“Desafortunadamente, la voz de Joe Ramos y Kobbo Santarrosa ha perdido credibilidad por no sostener sus promesas ante el reclamo del pueblo a una programación libre de odio y violencia. Sus promesas han sido altamente disonantes a sus acciones. Ya no se les puede creer”, enfatizó a Primera Hora el estilista Karlo Karlo, organizador de la vigilia en la Gran Manzana.

Esta protesta se sumó a otras manifestaciones pacíficas los viernes frente a los portones de Wapa, en Guaynabo, y virtualmente en Facebook a través del grupo Boicot a La Comay, que ayer contaba con casi 73,700 miembros, entre estos el artista Ricky Martin y el congresista boricua Luis Gutiérrez.

Las consecuencias de estos llamados han tenido dos vertientes: por un lado, más de una decena de anunciantes se ha retirado del horario de “La Comay”; por otro, se ha creado un movimiento paralelo de apoyo a esa muñeca parlante.

“Al comienzo del boicot, yo le solicité a Ramos reunirnos para tratar el asunto y fuimos ignorados. Al parecer pensaron que nos cansaríamos, pero la dignidad uno la lleva consigo todos los días. La mejor opción es eliminar el programa en su totalidad”, reaccionó, por su parte, Francisco “el Jimagua” Cartagena, quien convoca a las protestas que ocurren desde hace dos viernes cerca de las instalaciones del canal.

Por su parte, Carlos Rivera, creador de Boicot a La Comay, aseguró que Ramos no ha contestado correos electrónicos del grupo solicitándole reuniones para ofrecerle ideas.

“Dice que quiere diálogo y, por el otro lado, se niega al diálogo. De igual forma dice que somos censura, pero su ‘solución’ es censurar, editar el programa. No entendemos por qué el empeño en defender un programa en vez de buscar alternativas creativas”, expresó Rivera.

¿Y qué prometió Ramos?

Luego de conceder una entrevista al periódico The New York Times la semana pasada, Joe Ramos dijo ayer a The Huffington Post que, tras vigilar de cerca la emisión de SuperXclusivo, accedió a un cambio.

“Ya está decidido. Ya no va a ser un programa en vivo, será grabado, al menos una a dos horas antes, para que tengamos la oportunidad de revisarlo y para asegurarnos de que podamos reducir la cantidad de material que pueda ser sensitivo para algunas personas”, aseveró el ejecutivo.

Ramos se negó a dar declaraciones a este diario. “Sí, es cierta la entrevista y es cierto lo que dije. Ustedes (los medios en Puerto Rico), están demasiado one-sided (parcializados)”, justificó sobre su recurrente disposición a dar declaraciones a medios estadounidenses.