¡Un mejor año, por favor!

12/31/2012 |
Hay muchas cosas que deberían irse con el 2012 y nunca volver.

A pocas horas para que finalice el 2012, no es raro que muchos coincidan en que este no ha sido el mejor año para Puerto Rico. Y es que aunque vivimos momentos gloriosos a nivel deportivo gracias a nuestros atletas en los Juegos Olímpicos, también a lo largo de los pasados 12 meses vimos casos atroces como nunca antes en nuestra historia, que nos conmovieron, nos indignaron y nos dolieron.

Quizás uno de los casos más recientes que nos estremeció fue el asesinato de un bebé de cinco meses que fue encontrado en un congelador.

Por eso, para la llegada del 2013, junto con la lista de resoluciones, los petardos y las celebraciones, muchos tendrán el deseo de que logremos la paz.

¿Y qué podrían pedir un sociólogo, un economista y un analista político para Puerto Rico en el nuevo año?

Pues la lista es larga y muy similar a pesar de que sean muy diversas sus especialidades.

Manuel Torres Márquez, un sociólogo con cátedra de las Naciones Unidas, dijo que él le pediría –no al Año Nuevo, sino a los Reyes Magos, porque es su tradición preferida– que los puertorriqueños puedan unir su inteligencia con su fuerza de voluntad para “comenzar a construir y reconstruir un país más saludable, solidario y feliz”.

“Yo creo que nuestro talón de Aquiles es, precisamente, que no hemos superado ni resuelto cómo unir inteligencia y voluntad, que es lo que nos puede hacer llegar mucho más lejos como país”, afirmó.

Torres Márquez dijo que era necesario, además, ejercer una mayor participación democrática en lugar de esperar que sean los políticos y el Gobierno los que resuelvan nuestros problemas. En esa misma dirección, dijo que el 2013 debería ser el año en que los ciudadanos retomen todos sus espacios públicos y fomenten su conservación porque es como se fomenta el compartir y se saca a los maleantes de los lugares que le corresponde a la mayoría del pueblo.

“Quisiera también como regalo que se institucionalizara un banco de esperanza a través de acciones reactivas y que, a fin de año, ese banco acabe con superávit, no con un déficit. En los últimos años hemos cerrado con déficit de esperanza”, abundó.

Por su parte, el analista político Benny Frankie Cerezo señaló que a la Isla le hace falta que se haga valer todo aquello que es justo a nivel político y social.

“Yo quiero que este año se lleve consigo la impunidad que existe en este país. Y hablo, para poner uno de los ejemplos más recientes, eso que han hecho en la Cámara de Representantes y en el Senado de remodelar con lujo las oficinas de los legisladores. Eso es impunidad. Están actuando con un manto de que no les va a pasar nada”, indicó.

“En ese mismo ejemplo, si el presidente de la Cámara electo o designado tuviera pantalones, lo que haría es que relocaliza a la gente y se le dan las oficinas a quien la merezca, o para un uso colectivo, no para beneficio de unos cuantos”, agregó.

El primer pensamiento que pasa por la mente del economista Joaquín Villamil sobre lo que Puerto Rico necesita es un supermán que maneje el Gobierno como debe ser.

Luego en un tono más reflexivo y serio, y a pesar de que ha dedicado su vida al estudio de la economía, Villamil lo que quisiera es disminuir la “violencia que se ha institucionalizado”.

“Tenemos violencia en todos los niveles: en el Gobierno, en la seguridad individual, a nivel de cómo se maneja la gente... en términos generales, hay una violencia que se ha hecho intrínseca en como funciona Puerto Rico y eso es lo que se debe ir con el 2012”, expresó.

“Lo que debe venir es una sociedad más en paz consigo misma, de modo que los que somos parte de ella podamos compartir más en la búsqueda de un mejor país”, agregó.

Pero si nos fuéramos a circunscribir a lo económico, Villamil pediría “una recuperación en la capacidad de crecimiento económico”.

“Sin eso, va a ser muy difícil resolver el problema fiscal y de empleo que tenemos en la Isla. Lo que me gustaría es una reactivación de modo que la economía vuelva a sostener el ritmo de crecimiento más adecuado”, dijo.

Según Villamil, por mucho tiempo se pensaba equivocadamente que, como a nivel de consumo había mucho movimiento, no estaba tan mal la cosa, pero eso era a consecuencia del flujo de fondos federales, la economía subterránea, los empleos creados por el Gobierno y otras inyecciones de dinero que no son continuas. Pero “eso no significa desarrollo ni crecimiento como país, eso es mantener la sociedad al nivel de la subsistencia y eso no es lo que queremos”, enfatizó.