Consejos para que tus hijos jueguen felices con sus invitados

01/03/2013 |11:01 a.m.
Compartir con amigos es muy divertido, pero esas visitas se pueden convertir en pesadillas para los padres.

En estos días en que los pequeñines de la casa están de vacaciones las visitas de los niños de la familia o de los vecinos suelen ser comunes. Para ellos, compartir con amigos es muy divertido, pero esas visitas se pueden convertir en pesadillas para los padres.

A continuación algunas recomendaciones para antes, durante y después de la visita entre preescolares.

1. Planifica la cita con tiempo. Es recomendable que limites las reuniones a un amigo por cita, de manera que se haga más fácil compartir los juguetes y evitar que algún niño se siente excluido. Además, la duración de esos encuentros no debe ser de más tres horas, así evitarás niños cansados e irritados.

2.  Consúltale a los padres del niño invitado, sus preferencias a la hora de comer, es importante saber si es alérgico a algún alimento.

3. Mientras los niños juegan, los padres pueden compartir entre ellos, dejándole espacio a los chiquitines para su interacción, pero al mismo tiempo, estando al pendiente de ellos.

4. Planifica las actividades que los niños harán. Es importante que apagues la televisión y que los videojuegos queden a un lado, después de todo, el encuentro es para que los niños aprendan a socializar y a comunicarse mejor. Los encuentros para jugar videojuegos pueden coordinarse exclusivamente para eso.

5. Guarda los juguetes favoritos de tu hijo para evitar las peleas. Para los niños no es fácil desprenderse de los juegos que más les gustan.

6. Los niños son muy activos y si están en compañía de otro chiquitín, se intensifican los niveles de energía. Pero luego llega el agotamiento. Debe haber un periodo para una merienda o un almuerzo, dependiendo de la hora, de manera que recarguen baterías y puedan continuar divirtiéndose.

7. Para tener éxito a la hora de que los niños sigan instrucciones, es recomendable que le vayas avisando con antelación cuál es el próximo paso a seguir. De esa forma, a la hora de recoger y de despedirse será más fácil. Por su puesto, debes decirlo con roce y con delicadeza.

8. Si los niños hicieron algún trabajo de manualidades, dibujos o galletas, permítele al invitado que se lleve algún recuerdo para su casa.

9. Despedir al amiguito en la calle, es una buena opción para evitar que los preescolares comienzan a llorar. Si es el caso de que tienes que llevar el niño a su casa, entonces durante el camino ve enseñándoles el paisaje para que los distraigas un poco del asunto de que la visita ya ha culminado.

10. Al llegar a casa, habla con tu hijo sobre la visita de manera que tengas una idea de lo que le gustó y lo que no y si desea que su invitado lo vuelva a visitar.

Los niños entre los dos y cinco años necesitan compartir y es importante que lo hagan dentro de un ambiente seguro y con supervisión.

Tags

Preescolares