María de Lourdes Santiago aboga por la unicameralidad

01/04/2013 | 07:42 p.m.
“Si queremos movernos a un sistema legislativo más eficiente, más justo, vamos a una unicámara con representación proporcional”, expresó María de Lourdes Santiago. (vanessa.serra@gfrmedia.com)  
La senadora independentista se expresó en contra de la propuesta de retornar al “legislador ciudadano”.

La senadora por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, se expresó este viernes, en contra de la propuesta de retornar al “legislador ciudadano”.

“Si fuéramos a hablar de la reforma legislativa que yo quisiera ver, es la reforma legislativa por la que votó el país, que es la unicameralidad, que ha sido sistemáticamente ignorada”, afirmó al comentar sobre el debate público sobre la propuesta de reforma legislativa del Partido Popular Democrático (PPD).

 “Si queremos movernos a un sistema legislativo más eficiente, más justo, vamos a una unicámara con representación proporcional”, reiteró. “Si queremos atender ciertos particulares, ya yo di el primer paso. Aquí a la gente le incomoda el costo de la Legislatura. Yo no voy a recibir un centavo de dieta. Yo lo dije en la campaña y yo lo voy a hacer”, sostuvo.

“Si todos los legisladores hicieran lo mismo, para lo cual no se requiere ni legislación, ni reglamentación, ni una gran cumbre legislativa, el país se ahorra $2 millones al año”, abundó la senadora pipiola.

Sobre la propuesta de volver al legislador ciudadano declaró que “ahí nuestra posición ha sido bien clara. El PIP se ha opuesto siempre a la idea de revertir al legislador ciudadano".

En primer lugar porque da pie a un sin número de conflictos de intereses que provocaban las personas que manejaban sus negocios privados desde las oficinas legislativas y en el caso, por ejemplo, de los abogados, que tienen la disyuntiva de qué participación puede uno tener en la consideración de legislación que pueda afectar para bien o para mal a un cliente”.

Agregó como otro factor en contra “el tema de cómo se excluiría a ciertos sectores de la población. Un asalariado o asalariada, vamos a decir un maestro o maestra, una enfermera o alguien que trabaje en una tienda en Guayanilla o Jayuya, ¿va a cumplir con las horas que le asigne su patrono para entonces venir aquí a legislar a tiempo parcial?” .

 Recordó, además, que bajo ese sistema en el pasado “las sesiones se celebraban siempre de noche”.

Descartó que un código de ética sea un detente para las violaciones que, asegura, propiciaría dicho cambio y afirmó que todos los que han sido convictos bajo el anterior sistema y el presente de legislador a tiempo completo violaron todos esos códigos.