El Barça golea 4-0 al Espanyol

01/06/2013 | 08:15 p.m.
Lionel Messi es favorito para recibir su cuarto Balón de Oro consecutivo. (AFP/Lluis Gene)  
El Barcelona sigue firme en su dominio de la liga y hoy celebró el retorno del entrenador Tito Vilanova al banquillo.

Barcelona.- El Barcelona sigue firme en su dominio arrasador de la liga española y hoy celebró el retorno del entrenador Tito Vilanova al banquillo goleando sin piedad por 4-0 al Espanyol en el clásico ciudadano.

Lionel Messi, que el lunes es favorito para recibir su cuarto Balón de Oro consecutivo, anotó de penal para el Barcelona.

La victoria amplió la ventaja del equipo azulgrana como líder invicto de la clasificación a 11 puntos sobre el Atlético de Madrid, que empató 1-1 en cancha del Mallorca al cierre de la jornada y le sigue con 43 unidades por la fecha 18.

El Real Madrid es tercero con 36 tras vencer por 4-3 a la Real Sociedad.

Pedro Rodríguez anotó un doblete por el Barça con tantos a los 15 y 27 minutos, redondeando la cuenta de las dianas de Xavi Hernández (10) y el argentino Messi (29). Vilanova recibió el cariño del público local tras perderse el anterior partido por una recaída del cáncer de la glándula parótida que le obligó a pasar por el quirófano.

"Hemos empezado muy bien pese a que volvíamos de vacaciones y ha sido un gran regalo de Reyes Magos para la gente que vino", expresó Vilanova, quien agradeció las numerosas muestras de apoyo recibidas.

El mexicano Javier Aguirre perdió su primer partido como técnico del Espanyol, que sigue en zona de descenso con 15 puntos.

"El equipo estuvo adormilado, luego compitió en la segunda parte, pero no nos dejaron jugar. Hoy fue imposible", opinó.

Otros dos goles de Cristiano Ronaldo a los 68 y 70 minutos resultaron vitales para que el Madrid se llevara los tres puntos en un cotejo en que batalló buena parte del tiempo con un hombre menos y la Real Sociedad contó con una tripleta de Xabi Prieto (9, 40 y 76) para contrarrestar los otros dos tantos locales de Karim Benzema (2) y Sami Khedira (35).

Una mezcla de pitos y aplausos recibió el anuncio del nombre de José Mourinho en el estadio Santiago Bernabéu, donde el técnico madridista dejó a Iker Casillas en la banca por segundo partido consecutivo.

"Perfecto. Que me piten y apoyen al equipo. Si lo hacen por sentar a Iker, bien. Y, si es por bajo rendimiento, lo acepto", declaró Mourinho.

Raúl García (72) adelantó al Atlético en Mallorca, pero el equipo del argentino Diego Simeone no consiguió evitar el empate de Kevin Martínez (87), despidiéndose prácticamente de la lucha por el título.

El titular en el arco del Madrid, como en la derrota previa ante el Málaga, volvió a ser Adán Garrido, pero el equipo blanco pareció despejar pronto cualquier atisbo de crispación con el tanto inicial de Benzema, hábil definidor en el área tras recibo de Khedira.

Pero con el 1-0 llegó el golpe de teatro que le puso pimienta al partido, al forzar Garrido un pase envenenado a Ricardo Carvalho que el portugués, titular por primera vez en ocho meses, no acertó a controlar ante el mexicano Carlos Vela, derribado por el arquero en su intento de recorte.

El árbitro señaló penal y expulsión de Garrido, precipitando el regreso de Casillas en sustitución del volante José Callejón. El arquero internacional no logró evitar el gol de Prieto en el lanzamiento de la pena máxima.

El Madrid hizo valer un tiro de esquina para recobrar ventaja, cuando Khedira puso el tacón para despistar al chileno Claudio Bravo, pero la Real respondió con el segundo de Prieto.

Cristiano se creció tras el descanso y desniveló finalizando de zurda un contragolpe originado en Benzema y luego batiendo a Bravo en un tiro libre, dejando en inconsecuente el tercer tanto de Prieto.

Espanyol buscó cerrar los pasillos interiores del Barça, pero de poco le sirvió el candado, encajando cuatro goles en apenas media hora. En el primero Andrés Iniesta centró perfecto para la llegada de Xavi, quien batió al primer toque a Kiko Casilla, vendido nuevamente cuando Rodríguez empujó un remate de Messi para el 2-0.

El Barça finiquitó el choque con el segundo de Rodríguez picando un servicio lejano de Sergio Busquets, y el 27mo del campeonato de Messi al transformar un riguroso penal.

La segunda mitad tan solo produjo un tiro libre al travesaño de Messi.

"Está claro que jugar en el Barça con grandes jugadores le beneficia, pero seguiría optando a ganarlo (el Balón de Oro) por su talento. Da la sensación que las cosas son fáciles pero no lo son. Cuando Leo baje su nivel, no lo ganará", dijo Vilanova.

Sin el goleador colombiano Radamel Falcao, sancionado, el Atlético se sobrepuso a una espesa primera mitad para dominar en la segunda, estrellando García un balón en el travesaño antes de remachar a la red un rechace de Dudu Aouate a tiro de Diego Costa para el 1-0.

Pero una jugada desafortunada de la defensa visitante propició que Martínez empatara de tiro cruzado y sepultara las escasas opciones de campeonato del Atlético, que aún salvó la derrota en un tiro libre a la madera del mexicano Giovani Dos Santos.

"Dejamos atrás un gran partido, muy completo. Me voy bien. Contento porque el equipo respondió como equipo, más allá de los nombres", resumió Simeone.

Previamente, el Celta de Vigo puso fin a una racha de tres meses sin victoria en su estadio al ganar por 3-1 al Valladolid con otro doblete de Iago Aspas.

Tags

BarcelonaEspañaReal MadridFútbolLiga BBVA