Impactado entrenador Freddy Trinidad por asesinato de Kenneth Díaz

01/18/2013 | 05:05 p.m.
El veterano entrenador aún no sale de su asombro ante la noticia, pues según aseguró, Díaz era un muchacho ejemplar.
“No hay explicación. Yo acabo de perder a mi mamá hace cinco meses. Me pongo a pensar en su familia. Es duro…” sentenció. (Archivo)  

Cuando Freddy Trinidad regrese la semana que viene a su gimnasio en Caimito, se encontrará con la dura realidad de que uno de sus pupilos más disciplinado y dedicado con que cuenta en su escuadra, ya no estará con él.

Trinidad, quien se encuentra en esta ciudad como parte del equipo de trabajo que acompaña al vegabajeño Román “Rocky” Martínez en su primera defensa titular de las 130 libras, era el manejador y coentrenador del joven prospecto Kenneth Díaz, quien fuera asesinado la noche del jueves en Trujillo Alto en un incidente que aún es investigado por la policía.

El veterano entrenador aún no sale de su asombro ante la noticia, pues según aseguró, Díaz era un muchacho ejemplar.

“Uno de queda en shock. Recibí la llamada de Eric Villegas, que era compañero de Kennet y me dice: ‘oye, hay un comentario de que tirotearon en Trujillo Alto y  que aparentemente es Kenneth’. Yo rápido le digo que no, que Kenneth puede ser. Pero me comuniqué con mi hijo, que trabajó con él en una barbería y me lo confirmó”, dijo Trinidad, todavía compungido por la noticia.

Según Trinidad, con apenas 21 años y récord profesional de 6-0 y cinco nocauts, Díaz era un muchacho ejemplar, que tenía su trabajo como barbero y que ayudaba a los otros muchachos en el gimnasio.

“Era como un hijo para mí. Mi relación con él y su familia era más allá de ser manejador”, subrayó Trinidad. “Yo digo que no es lo que pudo haber sido en el boxeo, es la persona que era Kenneth. Era un muchacho que no daba problemas en el gimnasio. No discutía con nadie. Le daba consejos a los demás, viene de una familia de deportistas. Un muchacho bueno de verdad”.

Díaz murió hoy en el Centro Médico luego de recibir impactos de bala en pecho abdomen y el hombro izquierdo frente a la escuela Alejandro Tapia en Trujillo Alto. Según informó la policía. Díaz compartía con dos amigos y un guardia de seguridad del plantel cuando un vehículo se detuvo y abrió fuego contra ellos.

El joven prospecto tenía en agenda su séptima pelea como profesional el próximo 2 de febrero en Bayamón.

“No hay explicación. Yo acabo de perder a mi mamá hace cinco meses. Me pongo a pensar en su familia. Es duro…” sentenció.