Profesores urgen reforma en la UPR

01/21/2013 |05:43 p.m.
Para Mario Medina, presidente de la CONAPU, la reforma tiene que atender con prioridad la burocracia en el sistema público de educación superior. (TERESA.CANINO@GFRMEDIA.COM)  
Medida busca aumentar la representación de la comunidad universitaria en la Junta de Síndicos.

Por entender que urge una reforma universitaria, representantes de la Confederación de Asociaciones de Profesores Universitarios (CONAPU) llegaron este lunes hasta El Capitolio para recabar la aprobación de un proyecto de ley que impulsaría cambios en la estructura de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

La organización, que reúne profesores de los recintos de Arecibo, Aguadilla, Bayamón, Cayey, Humacao y Mayagüez, reclamó que se le dé paso al P. del S. 237 presentado por la senadora popular María Teresa González a petición del grupo central del Consejo General de Estudiantes de la UPR.

La medida, que enmendaría la Ley de la UPR, busca aumentar la representación de la comunidad universitaria en la Junta de Síndicos, y ordenaría a ese cuerpo rector a desarrollar una reforma universitaria en "consulta y acuerdo" con los diferentes componentes del sistema de la UPR.

"La Universidad, para poder llenar su cometido en esta sociedad, tiene que cambiar. Las situaciones, los problemas obligan a una universidad que pueda definir las soluciones al país", subrayó el profesor Mario Medina, presidente de la CONAPU, durante una rueda de prensa a las afueras de El Capitolio.

"La reforma tiene que ser amplia, desde cómo se maneja hasta los conocimientos que se genera, los bachilleratos, la administración, la gobernanza de la universidad, todo eso tiene que estar bajo una lupa para ser responsables con la sociedad puertorriqueña", añadió el profesor del Recinto de Cayey.

Medina llegó a la Casa de las Leyes a media tarde junto a la profesora del recinto de Bayamón ,Nora Rodríguez Vallés. Como parte de la visita, habían acordado reunirse con la representante popular Brenda López, pero el encuentro fue pospuesto hasta el jueves.

Más adelante, los portavoces de la CONAPU planifican reunirse con la senadora González, quien también preside la Comisión de Educación, Formación y Desarrollo del Individuo, que evaluaría la pieza.

Para Medina, la reforma tiene que atender con prioridad la burocracia en el sistema público de educación superior, y debe proveer para que la oferta académica sea gestada por quienes integran la comunidad académica.

"El Gobernador tiene que entender que, si va a haber una reforma universitaria, si el tiene una visión de universidad, tiene que contar con el sector docente. Tú defines una universidad por la calidad que tiene su docencia. Si tienes profesores investigando, publicando, impactando estudiantes en el salón de clases, vas a tener una universidad que pueda hacer cambios, que pueda ser relevante al país", sostuvo.

Medina afirmó que la actual administración de la UPR, que encabeza el presidente Miguel Muñoz, ha promovido una "visión retrógrada" en todo el sistema.

"No nos escuchan. Queremos insertarnos. Los docentes nos dimos cuenta lo frágil de nuestro estado con esta administración pasada", indicó el profesor universitario.

De aprobarse el proyecto de ley, la Junta de Síndicos -que se conformaría con tres estudiantes en lugar de uno como hasta ahora, y con tres profesores en vez de dos- estaría constituída preliminarmente, mientras se elabora y se implementa la reforma universitaria. La reestructuración del sistema tendría que ocurrir en un plazo máximo de 18 meses.

"Deseamos una universidad de relevancia, que se inserte y pueda hacerse valer", insistió Medina.

Rodríguez Vallés, por su parte, solicitó a la Asamblea Legislativa que investigue el manejo de las finanzas en la UPR.

"Queremos saber el estado de las propiedades que la UPR hereda. Las propiedades se ofrecieron en garantía para préstamos", puntualizó la profesora de Humanidades.