¿Irá a juicio por el asesinato de Yexeira?

01/28/2013 |
En este vehículo, propiedad del ex policía Roberto Quiñones, se encontró el rastro de sangre de la joven bailarina. (Archivo)  
Con dolor en el alma don Víctor Torres se resignó a aceptar que su hija Yexeira fue asesinada.

Con dolor en el alma don Víctor Torres se resignó a aceptar que su hija Yexeira fue asesinada. A estas instancias –más de un año y tres meses de la desaparición de la bailarina del reguetonero Miguelito–, lo que anhela el progenitor de la joven es que el presunto autor del crimen y entonces pareja sentimental de la muchacha, Roberto Quiñones, sea castigado por los hechos.

Con esa ilusión de justicia en su corazón, don Víctor está confiado en que hoy el juez César Almodóvar Marchany, del Tribunal de Carolina, encuentre causa para juicio contra el ex policía imputado de asesinar y destruir evidencia de la desaparecida joven de 23 años.

“Luego de este largo proceso de vista preliminar que comenzó en septiembre pasado, estamos convencidos de que las pruebas presentadas por las fiscales han sido suficientes y que se va a determinar causa para juicio. Luego, tengo fe de que saldrá culpable... solo así es que confío en que él hable y me diga dónde está mi nena. Mi esperanza ahora mismo es conseguirla y darle cristiana sepultura”, dijo don Víctor, quien no ha cesado de realizar búsquedas independientes a las que hace la Policía.

“Hace dos semanas fui a buscarla a un área en El Yunque, en Río Grande, pero no encontré nada”, agregó el progenitor, quien siguió las pistas que le dio un pastor que supuestamente había visto la guagua del imputado cerca de la zona.

“Yo no me rindo... ante cualquier pista que me den, yo voy a buscarla. Quiero encontrarla”, expresó.

Los hechos de este caso se remontan al 24 de octubre de 2011, cuando la madre de la joven, Iris Pacheco, pierde contacto con la muchacha y la reporta como desaparecida. La familia señala como responsable a su novio.

Durante el proceso judicial, se presentaron declaraciones en sala de 22 testigos y 40 piezas de evidencia.

Entre las pruebas se destacó un informe forense en el que se certifica que en la guagua del imputado se encontraron rastros de sangre que son compatibles con el ADN de Yexeira.

Mientras, Quiñones –quien cumple sentencia de 42 meses por tener un marbete falso y apropiación ilegal de un chaleco antibalas– enfrenta otro juicio por supuestamente agredir y amenazar de muerte a un oficial correccional. Este juicio está supuesto a comenzar el 15 de febrero en el Tribunal de Bayamón.