Líderes de grupos policiacos emplazan al Gobernador

01/28/2013 | 08:07 p.m.
La Policía de Puerto Rico necesita $225 millones para saldar la deuda que mantiene con los agentes del orden público por concepto del pago denominado retroactivo.

La Policía de Puerto Rico necesita $225 millones para saldar la deuda que mantiene con los agentes del orden público por concepto del pago denominado retroactivo, indicó este lunes, Michelle Franco, portavoz del superintendente Héctor Pesquera.

Este pago retroactivo no es otra cosa que dinero que corresponde a un reajuste salarial que se convirtió en ley en el 2004, cuando los agentes de nuevo ingreso ganaban igual o más que sus homólogos con 20 años de experiencia.

Franco reveló la cifra, notifica a la Policía por la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), en momentos en que dos líderes de gremios policiales le exigen al gobernador Alejandro García Padilla que cumpla con la ley y con su promesa de campaña y atienda el reclamo de los agentes.

"Le toca a OGP hacer ese pago", dijo Franco.

Tarde este lunes en la noche, La Fortaleza envió una declaración del gobernador García Padilla sobre el dinero que se les adeuda a los agentes del orden público.

“Durante mi administración se cumplirán todos los compromisos contraídos con el país y eso incluye a los miembros de la Policía. Ahora bien, el Superintendente ha expresado que a esta fecha, no cuenta con los fondos necesarios para asumir el pago del aumento salarial legislado en el año 2008, que durante el pasado cuatrienio no fue honrado. Es por ello que he impartido instrucciones a la Secretaria de Hacienda para que identifique las alternativas económicas responsables y viables que permitan el cumplimiento de todos los compromisos. El gobierno enfrenta múltiples asuntos y todos son importantes. No obstante, hay unos que requieren mayor urgencia y por eso, en este momento, la prioridad es estabilizar las finanzas del gobierno y salvar el sistema de Retiro. Mi equipo continuará trabajando para lograr los ajustes que hagan posible mejorar las condiciones de trabajo de los Policías. Incumplir no es opción en mi gobierno”, lee la declaración del Gobernador.

Más temprano en el día, Jaime Morales, director ejecutivo de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS) y Diego Figueroa, presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), emplazaron a García Padilla para que reaccionara ante las expresiones de Pesquera, quien dijo este fin de semana que no cuenta con el dinero para pagarle a los policías el dinero que se le debe.

Aunque se legisló y se convirtió en ley en el 2004, no fue hasta la administración del ex gobernador Luis Fortuño que se hicieron intentos para cumplir con estos pagos. El cálculo final dejó molestos a miles de policías, quienes han reclamado que se no se les pagó el dinero adeudado.

Estos reclamos son ventilados actualmente en la Comisión Apelativa del Sistema de Administración de Recursos Humanos del Servicio Público. Este proceso puede tardar años, advirtió Morales.

Morales recordó que en medio de un programa de televisión durante la campaña política, García Padilla se comprometió específicamente a pagar el dinero retroactivo. De hecho, se litiga en el Tribunal de San Juan a través de una demanda incoada por COPS.

Figueroa dijo que "de alguna manera" el Gobierno popular tiene que conseguir el dinero. Según cálculos de FUPO, el monto adeudado podría ascender a $400 millones.

 El dirigente de FUPO sostuvo que representantes de la Policía indicaron el viernes en el Tribunal de San Juan, ante un juez de apellido Caraballo, que el proceso de cálculo del monto adeudado se ha paralizado ante el cambio de gobierno.

 "Han dejado al Gobierno con ese tostón", dijo Figueroa.

Esta fue la promesa de García Padilla: "Cuando le devolvamos los recursos a la Policía va haber el dinero para pagarle a la Policía lo que se le debe. Y el primero de mis compromisos que hice con la Policía era pagarle el retroactivo que se le debe", dijo el entonces candidato en el programa Decisión 2012, de WAPA TV.

El pasado 9 de enero, la plana mayor de COPS, incluyendo a Morales y su hermano Carlos, se reunieron con Pesquera, quien aseguró que si bien desconocía la cantidad de dinero adeudado, la pagaría.

"Hablamos y se veía bien positivo en arreglar el problema de la Policía. Nos dijo que cuando le dieran el cálculo (del pago del retroactivo) se lo informaría al Gobernador. El dijo que lo aprobaría para informarlo y que el Gobernador le dijera el paso a seguir. El Superintendente me dijo que iba a proponer un plan de pago", contó Morales, cuya organización representa unos 6,000 policías.

Pero durante el fin de semana, en entrevista con WAPA TV, Pesquera pareció descartar la posibilidad de que se salde la deuda.

"La cantidad es muy grande. No creo que se pueda pagar todo. No creo que esa expectativa sea realista. No en la situación en que está el país. Esa expectativa no es realista", dijo Pesquera.

Morales desconoce si Pesquera ya conoce el cálculo exacto y si se lo informó a García Padilla.

"Pero la promesa del Gobernador está grabada", insistió Morales.

Figueroa agregó que "el Gobierno tiene que buscar ese dinero para la Policía; ese dinero se le debe a la Policía, aunque estoy de acuerdo en que el Gobierno pasado no dejó el dinero para pagar".

Figueroa, presidente de FUPO, cuya organización represente a cerca de 7,500 agentes, dijo que no se descarta trasladar el reclamo al Tribunal Federal en San Juan.

Queda sobre el tapete qué pueden hacer los policías, que en el cuatrienio pasado celebraron múltiples marchas y piquetes reclamando el dinero adeudado.

"No puedes afectar la seguridad del país por el hecho de que hay una deuda. Sería irresponsable llamar a brazos caídos. Hay que negociar con el Gobierno, pero de algún sitio tiene que salir el dinero", dijo Figueroa.

"Hay una prerrogativa de cada agente, cada uno, a defender sus derechos. Si los investigan por cualquier acción los estaríamos defendiendo", dijo por su parte Morales.