Las mejor y peor vestidas en los premios SAG

01/29/2013 |
Marion Cotillard  
La simpleza llevada con elegancia predominó en la alfombra de los Screen Actors Guild Awards.

El azul marino fue el color de temporada que tiñó la alfombra roja de la reciente edición de los Screen Actors Guild Awards (SAG), donde imperó la elegancia cargada de sutileza.

Previo a la decimonovena entrega de los premios, que van dirigidos a galardonar la ejecutoria de los mejores intérpretes del año, fueron numerosas las celebridades que optaron por los vestidos tipo columna como apuesta segura para un evento cuya formalidad se distancia del glamour esperado en los Óscar.

Si bien los desastres no estuvieron ausentes durante el desfile, actrices como Nicole Kidman y Amanda Seyfried supieron dejar una impresión muy favorable con sus respectivos vestidos azul oscuro.

Los vestidos strapless dominaron parte de la selección con escotes sofisticados en forma de corazón así como de corte recto, como fue el caso de Sofía Vergara y Carmen Electra, respectivamente. Las incrustaciones en pedrería, las lentejuelas y las transparencias adornaron un número considerable de atuendos, como lo mostraron las piezas de Helen Hunt y de Jennifer Garner.

Las mejor

Marion CotillarD,  de Dior   El sencillo top en color marfil fue un perfecto contraste para la falda de tabletas de seda. El arreglo de su cabello lució chic y  fue diferente en comparación con el peinado de ondas de  muchas artistas.

Naomi Watts, de Marchesa  El vestido gris con bordados florales que lució la actriz de The Impossible, aunque simple, supo resaltar un aire clásico y muy elegante.

Jennifer Lawrence,  de Dior  Más allá del desliz que sufrió con su vestido strapless, la sobriedad del diseño logró resaltar la silueta de la actriz en uno de los colores de tendencia de la noche.

Kerry Washington,  de Rodarte  El atuendo de la actriz de Django Unchained estuvo compuesto por un corpiño rígido con  incrustaciones plateadas que logró una armonía perfecta con la caída relajada de la falda.   

Las peor

Sigourney Weaver,  de Lanvin  Los volantes en la construcción cuadrada del torso se asemejan al cover de un cojín para el sofá. Por lo demás, nos preguntamos si está hecho de bolsas de basura.

Lea Michele,  de Valentino  El color rosa brillante y la tela abundante la hacían parecer un bizcocho. Además, el look ombre de su cabello era demasiado moderno para su selección infantil.

Julianne Moore,  de Chanel  Ya no sorprende su mal gusto para las alfombras. En esta ocasión, baste con decir que parece que el diseñador tomó una cortina de baño para elaborar el vestido de flores.

Anne Hathaway,  de Giambattista Valli  ¿Qué le pasó? Parece que estaba confundida entre llevar un minivestido o un traje largo, y por eso le añadió la falda. ¿O será que iba directo a hacer el papel de bruja en una obra? 

¡Qué bochorno!

Para muchos, sigue siendo una incógnita la razón que provocó que la artista Jennifer Lawrence sufriera un percance con su vestido al recoger su galardón como la mejor actriz por Silver Linings Playbook. Aunque hay quienes apuntan a que se rompió la parte inferior del vestido, según el portal MailOnline un vocero de la firma Dior aclaró que “el vestido está hecho de diferentes niveles de tul y satín y eso es lo que las personas vieron cuando  Jennifer se levantó el vestido. No estaba roto ni era un defecto. Era parte del diseño”.