Trágico final para joven estudiante-VÍDEO

02/01/2013 |
Una fotografía de Zamil Beltrán Acevedo fue colocada junto al biberón de su hijo de ocho meses. (Para Primera Hora / Nelson Reyes Faría)  
Huérfano bebé de ocho meses tras el asesinato de Zamil y el suicidio previo de su padre un año antes.

Lares. Salió a dar un paseo y nunca regresó.

Aprovechando el tiempo libre que tenía en sus manos, la joven Zamil Beltrán Acevedo, de 17 años, decidió irse el pasado miércoles a dar una vuelta con su pareja Eric Negrón Torres, de 24 años, pero ambos encontraron la muerte de manera violenta en circunstancias que aún no han sido esclarecidas por la Policía.

Ese fatídico día, la jovencita había salido temprano de la escuela superior Domingo Aponte en el pueblo de Lares, en donde cursaba el undécimo grado y llegó hasta su casa, ubicada en la calle Aldarondo en el casco urbano, donde se despidió por última vez de su madre, abuela y su hijo de ocho meses de nacido.

Horas más tarde, a eso de las 7:15 de la noche, el cuerpo sin vida de la menor fue encontrado dentro del baúl de un Hyundai Elantra color gris que fue abandonado en el sector El Cité del barrio Garrochales en Barceloneta.

El cuerpo de la jovencita mostraba varios impactos de bala. Junto a ella yacía su pareja, que agonizaba y, posteriormente, murió mientras era trasladado al Hospital de Área de Manatí.

Ayer, jueves, familiares y allegados de la menor se mantenían consternados ante la inesperada partida de la joven, a la que se referían como “una chica tranquila”.

El tío de la menor, Edwin Acevedo Santiago, contó que la jovencita llegó a eso del mediodía y le dijo a su madre, Luz Acevedo Santiago, que saldría con Negrón Torres, con quien convivía hace cuatro meses, pero no le dijo hacia dónde ni a qué hora regresaría.


El hombre se mostró sorprendido por la trágica muerte de su sobrina y lamentó la pérdida de la pareja, que tenían planes de casarse y se habían comprometido el mes pasado.

Por otra parte, tanto maestros como estudiantes permanecían consternados ante la violenta muerte de la joven, a la que describían como “muy callada y tímida”.


Una vida marcada por la tragedia

La muerte de Zamil fue la culminación de una vida enmarcada en el sufrimiento y la desventaja social que vivía la menor.

Hace alrededor de un año y un mes, la adolescente tuvo que recibir ayuda psicológica para poder lidiar con el suicidio de quien fuera el padre biológico de su hijo, que hoy queda totalmente huérfano.

Primera Hora supo que la joven fue atendida por la trabajadora social de la escuela para poder superar esa pérdida, que se dio cuando ella tenía cuatro meses de embarazo.

“Eso le afectó mucho. Ella cayó en un estado mental complicado, de muchos nervios y ansiedad”, sostuvo la trabajadora social del plantel escolar, Luz Vélez Acevedo.


En marcha la investigación

Agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Arecibo aún intentan dar con el móvil del crimen.

Según datos ofrecidos por la capitana del CIC, Mayda Ortiz, en el interior del vehículo se recuperó un revólver cargado calibre .38, que estaba dentro del bulto escolar de la fémina, y cerca de una libra de marihuana.

Según se informó, Negrón Torres tenía antecedentes penales por robo, apropiación ilegal y violación a la Ley de Armas.

Mientras, personal del Departamento de la Familia visitó ayer el hogar que la menor compartía con su abuela y su prometido. María del Carmen Colón, supervisora de la Unidad de Investigación del DF, informó que tras determinar una evaluación favorable, se procederá a pedir una consulta legal para determinar la custodia del infante y comenzar el proceso de brindar ayuda emocional a los familiares.