Se entrega uno y arrestan a otro de los sospechosos del accidente de El Prado

02/08/2013 |02:51 p.m.
Jonathan Soto Bonilla, alias 787, fue arrestado en el Bronx. (Suministrada)  
El superintendente Héctor Pesquera estará brindando una conferencia de prensa con los detalles del arresto esta tarde.

Uno de los individuos sospechoso de ocasionar el accidente donde murieron seis personas, entre ellas cuatro niños frente al residencial El Prado, en Río Piedras fue arrestado hoy. Mientras, se informó que un segundo sospechoso se entregó a la Policía de San Juan esta tarde.

Josué Vázquez Feliciano, alias J.E. se entregó a los alguaciles federales y luego fue interrogado por agentes en la División de Homicidios de la Policía por aproximadamente una hora. Luego se trasladó presuntamente a una oficina de la Fiscalía de San Juan, pero no se pudo confirmar.

Vestido con camisa y pantalón color oscuro, gorra azul, y esposado de manos y pies, Vázquez Feliciano salió de la División de Homicidio y cuando iba a montarse en un vehículo para irse del cuartel general, se le preguntó si tenía algo que decir, y respondió con la grosería "que se cag... en su madre".

Mientras caminaba, le preguntó a un fotoperiodista de este medio que si "ésto se está transmitiendo" y, riéndose comentó "es que eso daña mi imagen".

El  superintendente de la Policía, Héctor Pesquera identificó al joven arrestado en Nueva york. como Jonathan Soto Bonilla, de 21 años, alias "787" y residente de Jardínes de Sellés.

En conferencia de prensa, Pesquera informó que el individuo fue detenido en la ciudad de New York, específicamente en el Bronx en un apartamento donde era escondido por una mujer.

La detención de Soto Bonilla se produjo por virtud de órdenes de arresto expedidas en el 2011 por violaciones a la Ley de Armas, violencia doméstica y un desacato.

Pesquera dijo que 787 se resistió al arresto utilizando como escudo humano a un menor de edad que también estaba en el apartamento, por lo que la policía tuvo que utilizar la pistola taser para inmovilizarlo.

El Superintendente dijo que luego del accidente, Soto Bonilla logró viajar y evadir la justicia, pero que confidencias llevaron al arresto del joven que tiene antecedentes penales.

Añadió que el proceso de extradición de 787 tomará tiempo, pero que lo más importante, que era su arresto, ya se logró. "Se actuó antes de que atacara la tormenta de nieve", dijo el líder de la Uniformada. Pesquera se refirió a la gigantesca tormenta de nieve que está causando fuertes nevadas en el sureste de Canadá y parte de Estados Unidos, la cual obligó a cancelar al menos 400 vuelos y ha provocado centenares de accidentes automovilísticos.

Asimismo, Pesquera reiteró que buscan a otras dos personas que también figuran como sospechosas en el caso, y que espera tener bajo la custodia de las autoridades pronto.

"Sabemos quienes son. Esto es cuestión de tiempo. O los cogemos o se entregan", indicó el Súper de la Policía. "Una vez ocurrió ésto, que ocurrió el viernes pasado, estuvieron en continuo movimiento, los tres independientes", agregó.

A preguntas, Pesquera aceptó que una mujer es interrogada en la Fiscalía, pero indicó que "no necesariamente la persona puede estar implicada" en el accidente.

En el accidente, ocurrido el viernes de la semana pasada, murió Raiza Calderón García junto a sus dos hijas menores Amanda y Laurita, de 8 meses y 3 años, respectivamente; la abuela de éstas, Laura, y sus dos sobrinos, Génesis y Anthony, de 9 y 7 años, respectivamente.

Las víctimas fueron sepultadas ayer en el Cementerio Municipal de San Juan. Al sepelio le antecedió una hermosa y emotiva ceremonia religiosa.

Los hechos de este lamentable caso se remontan al pasado 1 de febrero cuando el conductor negligente de un auto Toyota Camry –que aparece hurtado en los registros de la Policía– embistió a otro vehículo Toyota Corolla cerca del residencial El Prado, en Río Piedras, y atropelló en el brutal incidente al grupo familiar.

Tras la colisión, y en un acto de total cobardía, el conductor y uno o dos acompañantes –esa información aún la investigan las autoridades– huyeron a pie de la escena y se internaron en El Prado. Posteriormente, según la pesquisa, los delincuentes se pudieron haber trasladado a otros residenciales públicos como el Manuel. A. Pérez, Luis Llorens Torres y Jardines de Sellés.

En esta nota colaboró Alba Y. Muñiz Gracia / alba.muniz@gfrmedia.com